Archivo de la etiqueta: hutus

Ruanda, Rwanda, Menores-no-acompañados, Kashusa

Tras el genocidio de Ruanda de 1994

En estos días tiene lugar el vigésimo aniversario del atroz genocidio de Ruanda, en el que se pretendió el exterminio de la población “tutsi” por parte del gobierno “hutu” en aquellos días de la primavera de 1994.

Esa violencia hacia la minoría tutsi, provocó cientos de miles de asesinatos (se estima más de 800.000) , y desplazamientos internos de la población así como un éxodo de más de dos millones de refugiados hacia los países vecinos, como el antiguo Zaire (hoy República Democrática del Congo), Burundi, Tanzania y Uganda entre otros países. Los refugiados prácticamente huían “con lo puesto”.

rdcongo
La pequeña población de Goma acoge en aquellos días y durante meses a más de medio millón de refugiados ruandeses

Tras el fracaso de la Comunidad Internacional y las fuerzas de interposición para evitar ese genocidio, la respuesta de las organizaciones humanitarias no se hizo esperar,  y se desplegó un importantísimo mecanismo de respuesta para poder atender de manera ágil y urgente a cientos de miles de personas en situación de altísima vulnerabilidad.

He tenido la oportunidad de vivir de primera mano la situación en la que se encontraban los refugiados que habían caminado durante jornadas interminables, para abandonar el horror que se estaba viviendo en su país.

He tenido la oportunidad de participar en mi primera misión de evaluación de necesidades de la población ruandesa, aprovechando uno de los envíos de Ayuda Humanitaria con los que contribuía Cruz Roja Española, a este drama.

404 bis
Imagen del asentamiento de Kibumba al norte de Goma. En este asentamiento vivían más de 300.000 refugiados ruandeses.

He podido ver, las deficientes condiciones en las que se encontraban los refugiados ruandeses en los asentamientos establecidos en el este de la República Democrática del Congo, en Kahindo, Kibumba, Mugunga, Bukavu, Kasusha, etc.

En algunos de estos asentamientos había censadas hasta 300.000 personas con todas sus necesidades básicas por cubrir. La orografía, esas laderas volcánicas, el clima, las condiciones, el hacinamiento no permitía hacer mucho más de lo que se estaba haciendo.

Del asentamiento de Kibumba, me llamó poderosamente la atención la capacidad de organización de la propia población ruandesa, habiendo establecido en una parte del campo una escuela provisional, un pequeño dispensario, un mercado en avanzado estado de construcción y dónde se habían instalado de una manera gremial pequeños y humildes puestos dónde trabajaban peluqueros, costureros, y otros artesanos.

Poco a poco el trabajo de las organizaciones internacionales iba dando sus frutos y se habían establecido letrinas, lugares para el aprovisionamiento de agua, etc.

405 bis
Lugar de aprovisionamiento de agua potable en el campo de Kibumba.

Fue precisamente a raíz de este éxodo masivo de refugiados y de las condiciones tan críticas en las que se encontraban, lo que propició la iniciativa del Proyecto Esfera (del que hablaré en otro momento), que establece normas mínimas de atención a desplazados y refugiados en el contexto humanitario.

Particularmente me llamó la atención la visita al campo de Kashusa, este “pequeño” campo, acogía a casi 35.000 refugiados y dentro de el, se encontraba un área llamada “campo – orfanato” en el que se encontraban unos 250 niños y niñas, “menores no acompañados” de entre 6 meses y 15 años de edad.

406 bis
Detalle del campamento – orfanato de Kashusa, en dónde estaban alojados más de 250 menores no acompañados.

A través del Programa de Restablecimiento de Lazos Familiares del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y con el empeño de varias Trabajadores Sociales se estaba buscando a los padres de estos menores en otros campos y asentamientos próximos.

En aquel momento no existía ni Internet ni la telefonía móvil, por lo que se utilizaban cámaras fotográficas tipo “Polaroid”, se les hacía una foto a cada uno de los menores y se elaboraba un álbum de fotos, que circulaba entre los distintos asentamientos para que los padres que había perdido el contacto con sus hijos durante la huida pudieran identificar a sus hijos.

No quería dejar pasar estas fechas de aniversario del inicio del genocidio, para compartir breve  y de una manera sencilla, aquella primera misión que supuso el establecimiento del Plan Especial para los Grandes Lagos de Cruz Roja Española y el comienzo de una fructífera cooperación.

 Para quien no haya visto o no se imagine el horror que hayan podido vivir una gran parte de la población ruandesa, recomiendo que la película, “Hotel Rwanda” que refleja en parte esos días de terror para cientos de miles de ruandeses.

Anuncios