Archivo de la etiqueta: Cruz_Roja_Española

http://1.bp.blogspot.com/_w5NSYtxGXo0/S8MyMJyL3uI/AAAAAAAAAP4/c_dfUXJkLjY/s1600/yugoslavia.jpg

Recorriendo los Balcanes

Una de las personas que se incorporó a la “Unidad de los Balcanes, Cáucaso y Asia Central” (en un inicio,  Unidad de una sola persona) fue Beatriz Valbuena Tessio de Costamagna, asturiana de nacimiento, madrileña de corazón, ha trabajado durante más de 15 años en el sector humanitario, tanto en emergencias, programas de desarrollo e intervención social. Es Licenciada en Ciencias Políticas, Magister en Cooperación Internacional y Magister en Evaluación de Programas y Políticas Públicas. Tiene una larga experiencia profesional tanto en sede como en terreno.

Beatriz Valbuena

Empezó su carrera profesional trabajando con la Cruz Roja Española y la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de Cruz Roja y Media Luna Roja en contextos de emergencias y de desarrollo, en los Balcanes y Guatemala. Después de esta experiencia en el terreno de casi cuatro años, ha trabajado en distintos puestos en las oficinas centrales de varias organizaciones, desde técnica de proyectos, hasta “desk officer”, incluyendo puestos de técnica financiera o coordinadora territorial.

En la actualidad y desde hace más de año Beatriz reside en Nairobi (Kenia) donde combina trabajos de traducción, con el apoyo a organizaciones locales y servicios de consultoría a organizaciones internacionales.

En esta entrada Beatriz, hace una reflexión de sus primeros pasos en la Oficina Central y posteriormente en Bulgaria.

————————————————————————————————————————-

En 1998 yo tenía 24 años y estaba a mitad del Magíster de Cooperación Internacional del IUDC. Dedicaba las mañanas a visitar las ONGs que conocía, CV en mano, un escaso folio de experiencia, pero todas las ganas e ilusión posibles, y me ofrecía para colaborar como voluntaria. Así durante meses. Por las tardes iba clase, recuerdo que estábamos aprendiendo a hacer árboles de problemas y aquello del “Enfoque del Marco Lógico”  . Hasta que después de muchas negativas, un día llegó mi oportunidad: me llamaron de Cruz Roja Española (CRE), me ofrecieron un puesto de voluntaria, y así empecé.

De mi primera época trabajando con Fernando Cuevas tengo un recuerdo que me ha acompañado durante los últimos 16 años. Durante la Guerra de Kosovo en la antigua Yugoslavia y la respuesta humanitaria de Cruz Roja, llegó a la Oficina Central un medio de comunicación, no recuerdo ahora cual, para entrevistar a Fernando como Responsable de los Proyectos  en los Balcanes, Cáucaso y Asia Central en el Departamento de Cooperación Internacional de la Oficina Central. Después vi la entrevista en las noticias de la noche, en la que hablando de los refugiados kosovares, Fernando terminaba diciendo: “… cualquiera podríamos ser uno de ellos…”. Creo que desde entonces, y a lo largo de todos estos años esta frase me ha acompañado.

Fernando me dio mi primera oportunidad tras aquella intensa entrevista de un mes de abril. Después de Semana Santa comenzó mi experiencia en los Balcanes, recorriendo la Oficina Central, Bulgaria, Albania y Kosovo.

La Oficina Central

Cruz Roja es lo que tiene, que en seguida te sientes en familia, y en seguida tuve esa sensación de pertenecer a algo. El primer día de trabajo me llevé un mapa del área y lo pegue con celo delante de mí. Allí estaban todos esos países balcánicos y los “tan”, de Asia Central (también conocidos como Comunidad de Estados Independientes CEI). Hacía dos o tres meses que había empezado la última de las guerras en la Antigua Yugoslavia y con ella, un movimiento de desplazados y refugiados por toda la región.

http://1.bp.blogspot.com/_w5NSYtxGXo0/S8MyMJyL3uI/AAAAAAAAAP4/c_dfUXJkLjY/s1600/yugoslavia.jpg
Distribución geográfica de países y regiones en 1999

Pero de todo ello hablaré más tarde, en futuras entradas sobre Albania y Kosovo.

Empecé elaborando fichas país, revisando documentos y estadísticas oficiales. Poco a poco, y con el tiempo, fui dándole forma a los proyectos que llegaban del terreno. En aquella época solo recuerdo a dos delegados en esta zona geográfica: Gustavo Domato, en Uzbekistán y Judith Cervantes, en Bosnia i Herzegovina. Así que la mayoría de los proyectos llegaban directamente de las Sociedades Nacionales de Cruz Roja, con un inglés precario, “marcos lógicos” poco estructurados, normalmente dos hojas de proyecto que nos enviaban por fax. Por entonces, Internet aún no estaba tan extendido. Recuerdo aquel proyecto en Azerbaiyán de generación de ingresos, de cabras, producción de queso y miel. Yo estaba en la última fase del Master, aprendiendo a hacer marcos lógicos, con Héctor Sáenz y Rafael Cascante que me enseñaron la parte teórica y me dieron algunas pistas para completa la formulación. Cuevas me enseñó la aplicación práctica. En el master conocí a Sandra Calderón y a Javier Guzmán, que más tarde también se incorporaron al área conmigo; y a Carmina Monge. Grandes amigas y amigos que aún perduran, a pesar de la distancia. Fue una época de mi vida muy interesante, compaginé al mismo tiempo teoría y práctica. Como decía, le daba forma a los proyectos, y los presentábamos, algunos en inglés para la Unión Europea (UE) o la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO), otros en español para la AECI o para pequeños municipios. Y con el tiempo también, vino la época de resolución de esas convocatorias. Entonces se aprobaban el 95% de los proyectos que presentábamos.

Aquel verano participé en el Basic Training Course (BTC) que CRE junto a la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, y el CICR, celebró en Cáceres. Allí conocí a Rosa Alcalde, a Mercedes Babé, a Jorge y Elena, que también se conocieron allí. En este curso conocí más en profundidad el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, su historia, las diferencias entre la Federación y el Comité. Además de la teoría, hubo casos prácticos muy interesantes que me sirvieron para entender mejor el contenido y la metodología en las respuestas humanitarias.

Tras el verano y un breve descanso, renové mi compromiso inicial de 3 meses de voluntaria. Estaba fascinada con todo lo que estaba aprendiendo. Absorbía como una esponja. Un poco más tarde, mi trabajo dio sus frutos y llegó mi primera oportunidad.

Bulgaria. El proyecto, la preparación anterior, el desarrollo de la misión

El primer proyecto del que fui responsable, en la que fue mi primera misión, se llamaba “Casa de Acogida para niños y niñas sin hogar. Antes de salir de España, visité un centro de menores que hay en el barrio de Argüelles de Madrid. Hablé con la dirección, con el personal y algunos chavales, y me hice una idea de cómo funciona este tipo de centros, sus normas, su funcionamiento interno, y actividades para empoderar y responsabilizar a los jóvenes. La realidad social, económica y  legal, hacía que este tipo de centros fueran más asistenciales en Bulgaria. También eran diferentes por el rango de edad de los acogidos y por el tipo de asistencia. El de Sofía, capital de Bulgaria, era un centro de acogida de emergencia, temporal, hasta resolver una situación imprevista de los padres.

Mi primera noche en Sofía me entró el pánico. Hay que recordar que tenía 24 años y que era mi primera misión. Nicolai, responsable de relaciones internacionales de la Cruz Roja Búlgara (CRB) me había venido a buscar al aeropuerto, me acompañó al hotel, y me explicó la agenda del siguiente día. Teníamos reunión con el vicealcalde de Sofía. Era mi primera vez ante un acto institucional de este tipo. –“Fernando, pero…y qué tengo que decir?”- pregunté aquella noche por teléfono. Afortunadamente, Fernando supo darme las indicaciones necesarias para que me calmara y hacer un buen papel representando a CRE y presentando el proyecto. Después de esto, las reuniones con otros responsables municipales, el Embajador de España en Bulgaria, varios departamentos de la oficina central de la CRB y el comité local de Sofía, fueron pan comido.

El proyecto consistía en la rehabilitación y equipamiento de un centro de acogida de emergencia, temporal, para menores, en la zona periurbana de Sofía. Se trataba de un proyecto financiado por la AECI (ahora AECID) para rehabilitar y equipar la casa de acogida. Y era la primera experiencia conjunta de este tipo de CRE y CRB. En la coordinación del proyecto intervenían varios departamentos: relaciones internacionales, para la parte más institucional, y el departamento de intervención social y salud. Recuerdo aquella primera reunión con la responsable del departamento social / de salud, Zivka. Fuimos a comer a la cantina. Curiosamente, la oficina central de la CRB contaba con un pequeño mesón o cantina en la parte inferior de sus oficinas, abierta al público, con riquísima comida búlgara a precios populares. Un gran proyecto de generación de ingresos propios. Recuerdo hablar durante un buen rato, ella solo negaba y negaba con la cabeza. Yo estaba desconcertada. No sabía que estaba haciendo mal. Negaba y negaba. Teníamos un traductor inglés-búlgaro, así que la comunicación no era muy ágil. El traductor, por cierto, era un técnico del departamento, que para calentarse bebía agua del grifo, que calentaban en un hornillo de la oficina. Lo he recordado porque en Nairobi, donde actualmente resido, he visto hacer lo mismo. A pesar de los gestos, mi prudencia me dijo que no hiciera ningún comentario al respecto. La comida incluso terminó bien. Solo al final del día descubrí que en Bulgaria y en otros países balcánicos, cuando alguien niega con la cabeza, en realidad está asintiendo y afirmando.

Mi trabajo durante aquel mes consistió en explicar los requisitos de la subvención de la AECI: lo que se había aprobado (siempre varía de lo originalmente formulado y presentado), con especial énfasis en el presupuesto, las partidas de gasto, la forma en que debían justificar técnica y económicamente las actividades, la presentación de informes intermedios y finales, etc. Toda esta burocracia era nueva para la CRB. Pero en poco tiempo revisamos todos los aspectos relativos a la ejecución y justificación del proyecto, y me vi libre para poder viajar, conocer otros centros de acogida similares, conocer otros comités de las cruces rojas locales, y con un poco de suerte, identificar algún proyecto…

http://cdn.soymapas.com/wp-content/uploads/2010/08/mapa-bulgaria2.gif
Bulgaria

La identificación de nuevos proyectos. Zivka, Plovdiv

Zivka me encandiló desde el primer momento. Era una mujer con mucha energía y muchas ganas de hacer cosas. Era la Secretaria General del Comité Local de la Cruz Roja en Plovdiv, la segunda ciudad del país y una de las más bonitas. He de destacar su equipo de voluntarios y voluntarias, con mucha energía e imaginación y muy trabajadores. Una de sus iniciativas, había sido la organización de conciertos en un anfiteatro de la ciudad para recaudar fondos, con asistencia de miles de personas.

Zivka tenía el sueño de rehabilitar una gran nave abandonada, equiparla, y convertirla en un centro de servicios integrales para la comunidad: desde comedor popular, guardería, centro de día para personas mayores, hasta detección y prevención de cáncer. Durante aquella visita recogí el máximo de información posible. Lo que más me preocupaba era la sostenibilidad, su mantenimiento más allá de la subvención. Dejé a Zivka encargada de recopilar más información y llevar adelante distintas gestiones para concretar más aspectos del proyecto. Pocos meses después, estando yo en Albania, recuerdo trabajar toda una noche hasta el alba en este proyecto, el día antes del fin de plazo para su presentación. Se presentó, se aprobó y aún hoy ese centro funciona, es el Centro Social Multifuncional de Plovdiv. Creo que uno de los proyectos de los que estoy más orgullosa.

Por último, aquí tienes un vídeo en el que Beatriz cuenta y narra su recorrido y el comienzo de su andadura en Cooperación Internacional y te lanza una pregunta, además de darte muchos consejos o recomendaciones que te ayudarán a integrarte en este mundillo de la cooperación. ¿Y tú, porqué quieres trabajar en este campo de la cooperación internacional?

Esperamos que te resulte de utilidad este relato y tanto Beatriz como yo estaremos encantados de recibir tus comentarios, respuestas, sugerencias y opiniones. Puedes contestarle o comentar con tu propio vídeo, que será insertado en este post, y también en la parte inferior de comentarios.

Anuncios
Consecuencias de la guerra

37 años de #CruzRoja150 Pontevedra – Pyongyang – Benguela


Durante estos días se conmemora el 150 aniversario de la Fundación de Cruz Roja Española #CruzRoja150 y este evento que ocurre tan pocas veces en la vida de uno, me lleva a reflexionar y a poner en orden algunos de los hitos mas significativos de mi relación e involucración con Cruz Roja.

Son muchas las actividades, exposiciones, encuentros, reflexiones, concursos, homenajes, iniciativas que se están llevando a cabo por toda la geografía española, dada la presencia de Cruz Roja a través de su extensa red territorial.

Cruz Roja Española es una organización en permanente evolución y adaptación a la realidad. En los últimos años ha consolidado la intervención social con los colectivos vulnerables (personas mayores, refugiados e inmigrantes, afectados de SIDA, drogodependientes, infancia y juventud, población reclusa, discapacitados, mujeres en dificultad social), y por otro lado ha experimentado un espectacular incremento de los programas internacionales (cooperación al desarrollo, ayuda humanitaria, cooperación institucional) que ha supuesto un importante incremento de los recursos humanos y materiales dedicados a este ámbito.

Según los datos provisionales de la Memoria de 2013, existen:

  • 1.987 Puntos de Atención directa
  • 674 Asambleas Locales,
  • 52 Asambleas Provinciales
  • 17 Asambleas Autonómicas
  • 2 Asambleas de Ciudades Autónomas

El número de usuarios de intervención social que han recibido apoyo específico por causas relativas a la crisis socio-económica han ascendido a 1.685.650, lo que supone un 17 % más, que en el año 2012.

Quiero compartir esta primera versión de “línea del tiempo” o cronología, con los principales hitos sobre estos intensos años de Cruz Roja Española marcados por su acción humanitaria en todo momento.

Y puesto que Cruz Roja está integrada por cientos de miles de personas tanto aquí como en todo el mundo, yo quiero hacer mi particular reflexión y de alguna forma, resumir con ciertas pinceladas personales los 37 años, de estos 150 años de historia de Cruz Roja, que llevo involucrado en la organización.

Como contaba en una entrada anterior, mis inicios en Cruz Roja se remontan a 1977 en Pontevedra, en mi caso particular me sentí atraído por participar en un curso de socorrismo y primeros auxilios. Este tipo de cursos te habilitaban para poder auxiliar a personal de enfermería y médicos que solían atender los Puestos de Primeros Auxilios que se habilitaban de forma permanente o específicamente en grandes aglomeraciones de público.

Si quieres saber más detalles, este es el enlace a mis orígenes.

Tras varios años como voluntario, en dónde principalmente estuve involucrado en actividades que en aquel momento llamábamos de “Acción Social”, fui adquiriendo distintas responsabilidades, hasta ser elegido Director Provincial de Cruz Roja Juventud de Pontevedra.

De ese periodo en particular, lo que mejor recuerdo es haberme empeñado en organizar la estructura local de Cruz Roja Juventud en Vigo, Vilagarcía de Arousa y Pontevedra. También recuerdo con especial cariño el haber constituido los llamados “Comités Escolares” en Torneiros – Porriño.

Tengo que agradecer, el haber contado con la ayuda en el equipo de una incondicional como es Mª Carmen Villanueva Pérez, pero por supuesto, hay otras personas destacadas en aquellos equipos que éramos de jóvenes bien intencionados y atrevidos como: José María Vilaboa Ramos, Heraclio Besada Iglesias, Antonio Millares Jorge, Jaime Bará Viñas, José Luis Fontán Montes, Juan Carlos Pérez Santiago y tantos otros que principalmente hoy todavía nos relacionamos en torno al grupo de Facebook “Yo también estuve en CRJ-Pontevedra”.

Participábamos en la amplia oferta de cursos de formación (monitores, animadores, acción social, socorros y emergencias, prevención de drogas, primeros auxilios y socorrismo, aire libre, etc.)  que desde la propia Cruz Roja se organizaban y también preparábamos unos cuantos para los nuevos integrantes de Cruz Roja Juventud de Pontevedra, así como encuentros con miembros de Cruz Roja Juventud del resto de las provincias de Galicia.

Quizás una de las actividades que más me llamó la atención en aquella época, fue la acogida que tuvimos que dar a un grupo importante de refugiados procedentes de Laos, que tras la guerra civil en su país habían tenido que abandonar sus pueblos y pertenencias y  que habían sido trasladados a la provincia de Pontevedra en la primavera de 1980 (en otro momento será objeto de una entrada específica en este blog).

CRPontevedra_Refugiados Laosianos_abril_1980

Dado que en el instituto había estudiado inglés, y que tenía una cierta facilidad para ese idioma, tuve la inmensa suerte de haber sido seleccionado para participar en intercambios internacionales en diferentes países: Hungría, Francia, Mónaco, República Federal Alemana, Reino Unido, Egipto, etc. y también para atender a delegaciones que nos visitaban  procedentes de Egipto, o un grupo de 250 niños palestinos que vinieron a pasar un mes de vacaciones en 1982, para tener un poco de alivio en las duras condiciones en las que vivían en el Campo de Refugiados Palestinos de Yarmouk en SiriaPulsa aquí si quieres ver más detalles.

Íbamos creciendo y adquiriendo otras responsabilidades y años más tarde fui elegido Director Autonómico de Cruz Roja Juventud de Galicia.

Eran momentos de transición y en los que empezaban a aflorar en todos los ámbitos, los Comisiones Gestoras que posteriormente se constituirían en los Consejos de Juventud. Recuerdo haber participado muy activamente en sentar las bases para la constitución del Consello da Xuventude de Galicia (CXG) hoy de nuevo en proceso de reconstitución, y como representante del Consello tuve oportunidad de participar en 1994 en la Constitución del Consejo de la Juventud de España (CJE).

En 1985 se convoca una vacante de Coordinador de Actividades en la Oficina Central de Cruz Roja Juventud a la que me presento y de la que resulto elegido. En aquel momento pasaba a dar otro paso importante, el paso de voluntario a personal remunerado.

En aquel momento, presidía Cruz Roja Española Enrique de la Mata Gorostizaga y el Departamento Central de Cruz Roja Juventud estaba compuesto por José Antonio Sotelino Ferrás, como Director; Estrella Rodríguez Pardo como Subdirectora; Pedro García Dévora como Secretario; Miguel Ángel Pérez Nava, como responsable del Programa de Jóvenes Emigrantes (segunda generación); Joaquín Cabeza de Vaca Nieto, como colaborador y en la Secretaría estaban Mª Teresa Fontán Adanero; Menchu Jiménez González; Judit Alonso Sperotto y Mª Sol Nuñez Miranda. Años más tarde y seleccionada por mi se incorporó Mª Antonia Jiménez Milla.

Para mi supuso todo un reto incorporarme a ese equipo de trabajo, cambiar “el chip” de voluntario a personal remunerado y por supuesto crear cauces de participación entre nuestra amplia red territorial, con otras Sociedades Nacionales de Cruz Roja y Media Luna Roja y con otras organizaciones juveniles.

De nuestra participación en el Consejo de la Juventud de España y con otras organizaciones, en el año 1989 tuve oportunidad de asistir al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que se celebraba en Pyongyang (Corea del Norte). Pulsa aquí para más detalles.

Foto_Corea del Norte001

Posteriormente hubo otras rotaciones en el Departamento de Juventud, y Estrella Rodríguez Pardo, sucede a Pedro Antonio Muñoz Gallo como Directora. Y con ella, se designa a Jaime Gregori Soler como Subdirector.

Se diseña el Programa de Educación para la Convivencia, más conocido como “PEC”,  se lleva a cabo la atrevida campaña sobre derecho a la educación sexual y el Departamento Central se refuerza con personas como Reyes Matamala Rodríguez, Yolanda Bernárdez Morales, Enrique Torguet Ramos, Mª Carmen Villanueva Pérez, Leocadio Salmerón Manjavacas, Óscar Palomo Ortega y un largo etc.

En la red territorial de Cruz Roja Juventud se pone en marcha un programa de becas para reforzar el trabajo profesional con personal técnico y se fomenta la contratación de los mismos en las distintas oficinas provinciales para que refuercen la capacidad de la organización.

Tras mi paso por Cruz Roja Juventud, he tenido la oportunidad de pasar por diferentes Departamentos y  gracias a las gestiones y mediaciones de Rosa Marta Lobo González me incorporo al de Cooperación Internacional. A los pocos meses de mi presencia en este Departamento, corría el año 1994, tuve la oportunidad de desplazarme a la República Democrática del Congo (antiguo Zaire) para hacer efectiva la entrega de la ayuda de Cruz Roja a los refugiados ruandeses desplazados a la zona de Kibu Norte y Goma, así como para identificar proyectos que dieran respuesta a las necesidades de aquella población, que habían sobrevivido al genocidio de Ruanda. Esta misión tuve oportunidad de hacerla de la mano de mi compañero y amigo Pedro M. García Dévora. Si quieres ver más detalles, pulsa este enlace.

Kibumba, Campamento, Goma, Ruanda, Rwanda,
Imagen del asentamiento de Kibumba al norte de Goma. En este asentamiento vivían más de 300.000 refugiados ruandeses.

Poco después, llegaría otra misión en el Sáhara Occidental, para hacer efectiva y entregar a la Media Luna Roja Saharaui el material que distintas organizaciones habían donado para aquella población que vive en distintas wilayas en las proximidades de Tinduf (Argelia).

En la primavera de 1995, tras una intensa y concienzuda preparación de la mano del Director Ejecutivo del Departamento de Cooperación Internacional, Manuel Fernández Gómez, soy enviado  por la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de Cruz Roja y Media Luna Roja como Delegado de Socorros a Benguela (Angola).

Como apunte, indicar que durante ese año 1995 Cruz Roja Española solamente tenía a dos delegados desplegados en el terreno, Leocadio Salmerón Manjavacas en Costa de Martil y yo en Angola.

Mi estancia de casi dos años de duración en Benguela merecerá varias entradas en este blog en los próximos meses, pero si puedo decir, que sin lugar a dudas se ha tratado de la experiencia más intensa y más completa que he vivido en Cruz Roja y en mi vida.

El cometido en Angola, era proporcionar asistencia a los cientos de miles de desplazados angoleños, por causa de la guerra civil vivida. Había que proveer de asistencia humanitaria; distribuciones alimentarias; distribuciones de aperos de labranza, de semillas, de alimentos, de ropa, enseres, de medios de vida y garantizar el funcionamiento de una red de puestos y centros de salud en el sur del país.

Angola y Benguela
Mapa de Angola. Benguela situada en la costa, a unos 500 kilómetros al sur de Luanda.

La situación en Angola ni era de conflicto abierto ni de paz estable, por lo tanto todo era muy frágil, muy inseguro, muy débil y las consecuencias de aquel conflicto interno habían provocado cientos de miles de desplazados, que eran el objeto de atención de la Federación y de la Cruz Vermelha de Angola.

De mi estancia en Benguela, querría destacar la profesionalidad y las enseñanzas recibidas de mi “contraparte” Simao Kaquarta , así como de Francisco Paiva y José Sambiliye  sin olvidarme de mis compañeros de la Federación: Stefan Baumgartner, Eloisa Lima, Pedro Delgado Simoes y Jean-Louis Gallo.

En esta entrada podrás leer sobre mi incorporación y llegada a Angola, pulsa aquí.

Consecuencias de la guerra
Carreteras de Angola. Destrucción de puente como consecuencia de la guerra

A mi regreso de Angola, en 1997 me incorporo de nuevo al Departamento de Cooperación Internacional, que pronto estuvo dirigido por Mercedes Babé Romero y pasé a ocuparme como responsable del área de los Balcanes, Cáucaso y Asia Central. Una vasta zona geográfica en la que apenas había cooperación estable por parte de Cruz Roja Española. Lo más significativo de aquel período, fue la creación de un equipo de trabajo, a raíz del último episodio violento en esa zona, como fue la guerra en Kosovo y toda la repercusión que tuvo en los países vecinos: Albania, ARY de Macedonia, Bulgaria, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Croacia.

Otro de los hitos importantes fue la ejecución de proyectos en el Cáucaso, particularmente en Georgia y en Asia Central, principalmente en Tayikistán.

Si quieres, puedes ver más detalles sobre mis inicios en este periodo balcánico, pulsando aquí.

He tenido la inmensa fortuna de contar con un “equipo balcánico” altamente cualificado que hizo posible todos esos logros y por eso, no puedo dejar de mencionar a Beatriz ValbuenaSandra Calderón MontotoGonzalo Istúriz BeguiristainGustavo Domato PalmerioÁlvaro LarrumbideElena Garagorri AtristainIñaki Sainz de Rozas PertrejoSantiago López RodríguezÍñigo MendozaIñaki AzpeitiaJuan José Martínez Solís.

Por supuesto no me puedo ni quiero olvidar del amplísimo equipo de cooperantes (delegados/as) en el terreno, situados en países tan distantes como Albania y Tayikistán, pero por ser un grupo muy numeroso y una actividad muy variada y compleja será objeto de otras futuras entradas en este blog.

Tras esta intensa experiencia internacional, en 2006, paso a formar parte del equipo de Restablecimiento de lazos familiares y Servicio Social Internacional (SSI), en el Departamento de Intervención Social, cuya gestión Cruz Roja Española asumía en España en ese momento. Por lo tanto, mi trabajo pasa a ser más “doméstico”, sin perder la perspectiva internacional.

Por no prolongar más esta particular cronología de mis 37 años involucrado en Cruz Roja Española, comentar que posteriormente me hice cargo del Programa de Personas Mayores de Cruz Roja Española y en la actualidad, me ocupo del Programa de Lucha contra la pobreza y exclusión social.

Por ilustrar parte del trabajo que llevo durante el año, aquí tienes el enlace a dos campañas que se están llevando a cabo:

Por una mirada solidaria”, en colaboración con la Fundación Multiópticas:

Y “Vuelta al cole solidaria”, con la Fundación Solidaridad Carrefour, pinchando aquí.

¡¡Feliz 150 aniversario a Cruz Roja Española y que siga cumpliendo con su mandato humanitario muchos años más!!

Muchas gracias por tu atención y como suele ser habitual se agradecen los comentarios.
Puedes suscribirte al blog, pulsando el botón “seguir” que aparece en la columna derecha, indicando tu dirección de correo electrónico.

Séptimo Aniversario del terremoto de Haití

En estos días, aunque con menor intensidad, Haití vuelve a la palestra, y a ser foco informativo con motivo del séptimo aniversario del devastador terremoto de más de 7 grados en la Escala de Richter, ocurrido el 12 de enero de 2010 y cuyo epicentro se situó a apenas 15 kilómetros de su capital Puerto Príncipe.

Haití, país más pobre de América

Este seísmo, fue el más fuerte registrado en la zona desde 1770 y percibido en países cercanos como la República Dominicana, Cuba y Jamaica.

Los efectos causados sobre este país, el más pobre del continente americano, fueron devastadores. Los cuerpos recuperados a fecha de 25 de enero de 2010 superaban los 150.000, calculándose que el número de muertos excedería los 200.000. Los datos definitivos de los afectados fueron dados a conocer por el primer ministro haitiano Jean-Max Bellerive en el primer aniversario del seísmo, el 12 de enero de 2011, conociéndose que habían fallecido 316.000 personas, 350.000 más quedaron heridas, y más de 1,5 millones de personas se quedaron sin hogar, con lo cual, es una de las catástrofes humanas más graves de la historia

Consecuencias del terremoto de Haití
Consecuencias del terremoto de Haití

Según los Informes de Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de 2010  y 2014 , respectivamente, debemos recordar que en 2010, Haití ocupaba el puesto 145, sobre un total de 169 países, en la clasificación del Índice de Desarrollo Humano, formando parte del grupo de países con Desarrollo Humano Bajo. Estaba situado entre Senegal y Angola.

En 2014, Haití cayó hasta el puesto 168, sobre un total de 187 países, situándose entre Togo y Afganistán.

Algunos datos significativos registrados en 2010 son:

Elaboración propia
Elaboración propia

Con aquellos indicadores y realidad, no es de extrañar las gravísimas consecuencias de ese terremoto.

Seguro que la mayoría, aún tenemos en la retina la imagen del Palacio Presidencial parcialmente destruido en Puerto Príncipe, que sirve como metáfora de la destrucción de una parte importante del país.

Peacekeeping - MINUSTAH

Una catástrofe natural como lo es un terremoto, un ciclón, un huracán, etc. no tiene las mismas consecuencias dependiendo del lugar dónde ocurra, ni afecta por igual a toda la población y esto tiene que ver con el grado de desarrollo de esa sociedad, con sus capacidades, con su vulnerabilidad, términos que según el Diccionario de Acción Humanitaria y Cooperación al Desarrollo de la Universidad del País Vasco y Hegoa  se definen como:

  • Capacidad son las opciones que una persona puede elegir de cara a realizar acciones o alcanzar estados de existencia con los que conseguir el bienestar o afrontar un desastre.
  • Desastre es una “grave perturbación del funcionamiento de la sociedad, que causa amplias pérdidas humanas, materiales o medioambientales, que exceden la capacidad de la sociedad afectada para afrontarla utilizando sólo sus propios recursos” (UNDHA, 1993:21). Esta perturbación suele estar concentrada en el tiempo y el espacio. El desastre se produce como consecuencia de un proceso de crisis que es desencadenado por una catástrofe, al actuar sobre una determinada situación de vulnerabilidad preexistente, cuando la comunidad o sectores afectados no disponen de las capacidades necesarias para ejecutar las estrategias de afrontamiento con las que resistir a tal proceso. De esta forma, la interrelación entre tales factores se podría expresar con la siguiente fórmula:
  • Desastre = vulnerabilidad + catástrofe
  • Vulnerabilidad es el nivel de riesgo que afronta una familia o individuo a perder la vida, sus bienes y propiedades, y su sistema de sustento (esto es, sus medios de vida) ante una posible catástrofe. Dicho nivel guarda también correspondencia con el grado de dificultad para recuperarse después de tal catástrofe (Pérez de Armiño, 1999:11).
  • El actual concepto de Desarrollo se sitúa en la preocupación por la erradicación de la pobreza o, en un sentido más amplio, el desarrollo social, y la especial atención a las personas como destinatarios principales de los beneficios del desarrollo, pueden señalarse como las principales características y novedades que comparten las conclusiones de sucesivas conferencias internacionales.

La respuesta internacional no se hizo esperar, aunque es verdad que por parte de los estados hubo más anuncios de contribuciones económicas, de las que realmente se produjeron o materializaron.

En España la respuesta por parte de las ONG fue inmediata gracias a cientos de miles de aportaciones de las donaciones de particulares, empresas, fundaciones y administraciones y en muchos casos las intervenciones han tenido en cuenta el Enfoque Basado en Derechos Humanos (EBDH) como piedra angular de sus respectivas estrategias de intervención de cooperación, lo que se traduce en el refuerzo de sus aportaciones priorizando:

  • Sobre las personas y ciudadanía en general afectada por la catástrofe, que son la razón de ser de la cooperación y a los que deben ir dirigidas las actuaciones. El EBDH contribuye a situarlos en el centro de las intervenciones, como protagonistas que deben tomar sus decisiones y dotar de contenido sus derechos.
  • Sobre las políticas y planes de desarrollo de los países en los que se llevan a cabo actuaciones. Normalmente éstas se llevan a cabo a través de la organización nacional contraparte que es la que debe tener interlocución con las instituciones nacionales.

A título de ejemplo, quiero destacar el trabajo y la labor efectuada por Cruz Roja Española en Haití, con el despliegue de personal nacional e internacional para poder hacer llegar acción humanitaria desde el primer momento como la distribución de agua potable, saneamiento y promoción de higiene en los campos de desplazados en Puerto Príncipe.

Durante los días posteriores al terremoto, Cruz Roja comenzó a trabajar para proveer agua potable y saneamiento, letrinas y otras pequeñas infraestructuras a 22 campos de desplazados, llegando a cubrir las necesidades de más de 100.000 personas. A día de hoy, se continúa trabajando para que la población tenga acceso regular al agua potable.

Tras la catástrofe, y habiendo dado respuesta a las necesidades más urgentes, se han desarrollado más de 60 proyectos englobados dentro de su Plan de Acción 2010 – 2015 en Haití, con los que se ha mejorado la situación de la población. Uno de estos proyectos se trata de la construcción de más de 4.400 alojamientos progresivos (viviendas) en 14 comunidades de Léogâne.

Por otro lado, se ha realizado la rehabilitación y construcción de distintas infraestructuras socia­les tales como centros de salud y escuelas en zonas muy vulnerables, y algunas de muy difícil acceso. En total, se han construido o rehabilitado un centro de salud y 10 escuelas en Léogâne y Jacmel y otras dos se finalizarán durante 2016.

La escuela “Lycée Anacaona”, inaugurada el 5 de diciembre de 2014 es una de ellas, y destaca por ser el único centro público de Educación Secundaria en todo Léogâne, dotado de 26 aulas con capacidad para un total de 2.600 alumnos. Además, se ha construido un centro de salud en Léogâne.

También, se ha trabajado en la recuperación de medios de vida como la agricul­tura o el apoyo a emprendedores para lograr el desarrollo económico y mejorar las capacidades productivas y de generación de ingresos de la población afectada por el terremoto, más de 10.000 personas han visto mejorados sus medios de vida gracias a este proyecto.

Otro de los proyectos está basado en la capacitación de las familias para que estén mejor preparadas ante futuras catástrofes. Este proyecto, realizado con el apoyo de ECHO (Oficina de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea), pretende empoderar a las comunidades para que sean capaces de actuar antes, durante y después de un desastre.

El Plan de Acción también contempla la formación en la prevención de enfermedades como el cólera a través de la Promoción de hábitos de higiene, proyecto que ha beneficiado a alrededor de 19.000 personas y que se extendió hasta el mes de noviembre de 2015.

Se sigue trabajando de cara al futuro con un convenio con la AECID para garantizar el acceso al agua y saneamiento en el sudeste del país.

Otro aspecto importante es el desarrollo y fortalecimiento de su contraparte con apoyos técnicos y materiales, la Cruz Roja Haitiana, que se ha consolidado en el país y que centra su actividad en tres pilares: donación de sangre, salud y preparación ante desastres.

Y como bien decía el gran Forges en sus viñetas “Pero no te olvides de Haití” y yo añado, ni de los refugiados, ni de Nepal, ni de Siria ni de otros tantos conflictos o situaciones humanitarias que requieren de una acción inmediata.

forges-haiti

Referencias:

Diccionario de Acción Humanitaria y Cooperación al Desarrollo de la Universidad del País Vasco y Hegoa

Enfoque Basado en Derechos Humanos

Los Derechos humanos y el desarrollo: hacia un camino compartido. Manuel Gómez-Galán

Terremoto Haití Wikipedia

Cruz Roja Española

Viñeta Forges

Ruanda, Rwanda, Menores-no-acompañados, Kashusa

Día Mundial de la Asistencia Humanitaria 2015 y Trabajo Social

Desde hace 11 años, cada 19 de agosto se conmemora el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, instituido por la Asamblea General de Naciones Unidas coincidiendo con el aniversario del ataque al cuartel general de la ONU en Bagdad (Iraq) ocurrido en el año 2003.

El Día Mundial de la Asistencia Humanitaria que este año se celebra con el lema “Inspirando la humanidad mundial” rinde homenaje a todas aquellas personas que perdieron la vida en la prestación de servicios humanitarios y a todas aquellas que continúan prestando asistencia y socorro a millones de personas. También busca llamar la atención hacia las necesidades humanitarias en todo el mundo y la importancia de la Cooperación Internacional para satisfacerlas.

Todos los años los desastres causan un sufrimiento enorme para millones de personas, en especial los más pobres del mundo, los más marginados y los más vulnerables.

Las personas trabajadoras en asistencia humanitaria se esfuerzan por brindar ayuda que salva vidas y rehabilitación a largo plazo a las comunidades golpeadas por desastres sin importar en qué lugar del mundo estén y sin discriminar debido a la nacionalidad, grupo social, religión, sexo, raza o cualquier otro factor.

La Asistencia Humanitaria se basa en un conjunto de principios fundamentales que incluyen la humanidad, la imparcialidad, la neutralidad y la independencia. Se debe respetar a las personas trabajadoras de asistencia humanitaria y se les debe permitir llegar a aquellas personas necesitadas para brindarles ayuda vital.

El personal de ayuda humanitaria puede ser internacional, pero la mayor parte son nacionales en sus propios países. Representan todas las culturas, ideologías y orígenes, pero todos están unidos por su compromiso con los principios humanitarios.

Todos podemos ser trabajadores humanitarios y es frecuente que las personas golpeadas por desastres sean las primeras en brindar ayuda a sus propias comunidades después de ocurrido el desastre.

Responder a las emergencias es sólo un aspecto del trabajo humanitario. Los trabajadores humanitarios también brindan apoyo a las comunidades para reconstruir sus vidas después del desastre, para mejorar su capacidad de recuperación ante futuras crisis, para abogar por que sus voces sean escuchadas y para construir una paz sostenible y duradera en zonas de conflicto.

En este Día Mundial de la Asistencia Humanitaria destaco el papel de los/as Trabajadores/as Sociales/as en este contexto de respuesta de la Asistencia Humanitaria y para ello, selecciono dos de las funciones propias que señala la Federación Internacional de Trabajadores Sociales:

  • Establecer o facilitar la comunicación entre las personas en crisis, y con las personas que puedan ayudar en el proceso.
  • Ayudar al individuo o familia a que perciban adecuadamente la situación

Para la primera de estas funciones, quiero dar a conocer el proyecto de Restablecimiento del Contacto entre familiares de Cruz Roja / Media Luna Roja, en el que muchos/as son los/as Trabajadores Sociales involucrados en todo el mundo, en esta tarea después de que se haya producido una situación de emergencia. Este trabajo se lleva a cabo bajo el liderazgo del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR).

restablecimiento

Desde la fundación del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y Media Luna Roja, la actividad de ayudar a las personas que han quedado separadas de sus seres queridos o que están sin noticias de ellos se ha ido ampliando hasta llegar a ser una de sus principales actividades.

Se trata de una red mundial que aplica los mismos principios y utiliza los mismos métodos de trabajo en todos los países y coopera superando las fronteras y líneas de combate. Al mismo tiempo, opera como una red local que incluye las necesidades propias de cada comunidad y su respuesta se realiza a través de su personal y sus equipos de voluntarios. De este modo, la forma en que ayuda a familias separadas en todo el mundo y sigue  sus casos de una forma no tiene equivalente en ninguna otra organización humanitaria.

A message board for missing people in Bang Nian, Thailand. 01-2005.
Tablón de anuncios sobre personas desaparecidas en Bang Nian (Thailand)

La Red de Vínculos Familiares ayuda a las personas a buscar a familiares cuando hayan perdido el contacto o que se hayan separado de los suyos, a raíz de conflictos armados u otras situaciones de violencia, catástrofes naturales o provocadas por el hombre, o la migración, así como en otras situaciones en que se necesite ayuda por razones humanitarias. En la fase inicial de una emergencia, se presta atención, en especial, a la búsqueda de familiares de los menores de edad no acompañados o separados y de otras personas vulnerables.

Como ejemplo de la segunda de las funciones, me gustaría destacar el papel de los/as trabajadores/as sociales/as en Sierra Leona, tras el repunte del brote de la epidemia de ébola ocurrido hace justo un año. En los equipos desplegados por parte de las organizaciones humanitarias también había Trabajadores/as Sociales, en concreto, en el Centro de Tratamiento de Ébola de Kenema (Sierra Leona), gestionado por Cruz Roja Española,

Centro Tratamiento Kenema

 se encargaban entre otras funciones de:

  • Recopilar todos los datos de la operación
  • Elaboración del censo de los pacientes que entran al centro
  • Recopilar los datos del fallecimiento de un paciente
  • Contacto con sus familiares
  • Gestión y organización de los entierros de fallecidos en el centro
  • Contacto con los familiares de las personas dadas de alta
  • Gestión de la entrega a pacientes curados materiales de primera necesidad
  • Sensibilización y concienciación previas a la llegada de un paciente dado de alta en su comunidad de origen
  • Acompañamiento a sus comunidades de origen de las personas curadas

Los/as Trabajadores/as Sociales han sido una pieza fundamental porque, han efectuado también un trabajo de sensibilización y de concienciación tanto a nivel de información y prevención como de lucha contra la estigmatización social de los afectados,  que son la base para frenar la cadena de contagios y amortiguar las consecuencias sanitarias y sociales de este brote.

Sensibilización

Con estos dos sencillos ejemplos, quiero dar a conocer algunos de los cometidos que desarrollan los/as Trabajadores/as Sociales, que a menudo pasan desapercibidos en los despliegues de los equipos en operaciones de Ayuda Humanitaria.

Por si le quieres echar un vistazo, este es el vídeo con motivo del Día Mundial de la Asistencia Humanitaria.

Únete al reto y súmate a #ShareHumanity

Gracias por tu atención y se agradecen los comentarios. Puedes seguir el blog, pulsando el botón “seguir” de la parte inferior izquierda.

Referencias:

Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

http://www.un.org/es/events/humanitarianday/

http://www.worldhumanitarianday.org/

Federación Internacional de Trabajadores sociales

http://ifsw.org/

Restablecimiento del contacto entre familiares

http://familylinks.icrc.org/es/Paginas/ComoTrabajamos/Busqueda-de-un-familiar.aspx#sthash.vv4kuk6N.dpuf

http://familylinks.icrc.org/es/Paginas/SobreNosotros/Quienes-somos.aspx#sthash.7GRJNX2l.dpuf

Imagen Tracing

https://www.ifrc.org/PageFiles/40849/p12618_large.jpg

 Imágenes Cruz Roja Española

https://www.flickr.com/photos/creebola/14647667267/

Los Trabajadores Sociales en situaciones de crisis, emergencias y catástrofes

http://www.psicosocialyemergencias.com/los-trabajadores-sociales-en-situaciones-de-crisis-emergencias-y-catastrofes/

 

Angola y Benguela

Angola, los preparativos, los comienzos y una visita

Tal y como indicaba en mi entrada del pasado 3 de julio, pincha aquí, en la primavera de 1995, tras una intensa y concienzuda preparación de la mano del Director Ejecutivo del Departamento de Cooperación Internacional, Manuel Fernández Gómez, soy enviado por la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de Cruz Roja y Media Luna Roja como Delegado de Socorros a Benguela (Angola).

El cometido en Angola, era proporcionar asistencia a los cientos de miles de desplazados angoleños, por causa de la guerra civil vivida. Había que proveer de asistencia humanitaria; distribuciones alimentarias; distribuciones de aperos de labranza, de semillas, de alimentos, de ropa, enseres, de medios de vida y garantizar el funcionamiento de una red de puestos y centros de salud en el sur del país. Además había un componente de desarrollo de la Sociedad Nacional en todos los ámbitos y particularmente yo me empeñé en el que me correspondía que era el de Benguela y otras provincias del sur como Namibe, Huila y Cunene, así como del “empoderamiento” de su personal, tanto profesionalizado como voluntario.

Angola y Benguela
Mapa de Angola. Benguela situada en la costa, a unos 500 kilómetros al sur de Luanda.

La situación en Angola ni era de conflicto abierto ni de paz estable, por lo tanto todo era muy frágil, muy inseguro, muy débil y las consecuencias de aquel conflicto interno habían provocado cientos de miles de desplazados, que eran el objeto de atención de la Federación y de la Cruz Vermelha de Angola.

Durante ese periodo, tuve la oportunidad de recibir exclusivamente una visita desde España, se trató de la que hizo mi compañero y amigo, Javier Polo Brazo desde Sevilla. Javier era en aquel momento el Director de Recursos Humanos de la Cruz Roja de Sevilla, pero previamente habíamos compartido muchas vivencias en Cruz Roja Juventud.

Es verdad que la situación del país no estaba para muchas visitas. No había una guerra abierta, pero la situación tampoco era de paz estable. Por esa misma razón, agradecí más las semanas de visita que en la práctica para Javier, que iba de vacaciones, supusieron incorporarse a las largas jornadas de trabajo que teníamos en aquel momento.

Con esta entrada inauguro una sección de colaboradores invitados y a continuación el propio Javier, hace una reflexión de su estancia y visita a Angola.

Gracias Javier.