Archivo de la etiqueta: cruz roja

Libros para los prisioneros de la Primera Guerra Mundial

Entre los años 1914 y 1918 tiene lugar la Guerra Europea, también conocida como Gran Guerra o la Primera Guerra Mundial #1GM.

Cruz Roja Internacional, en aquellos tiempos contaba con apenas 51 años de existencia estuvo abrumada ante la magnitud de las cifras de bajas. Los muertos, heridos, desaparecidos y prisioneros de guerra se contaban por cientos de miles.

Ante la impotencia e incapacidad de los servicios de sanidad militar de los países involucrados, gracias al trabajo de Cruz Roja y a sus propios recursos se lograron en aquellos años de contienda paliar muchas de esas grandes deficiencias.

El mérito principal residió en el respeto con que fue considerada tanto por las autoridades como por el personal civil de todos los países beligerantes.

Hay que recordar que en aquellos años de guerra solamente estaban en vigor el Primero y Segundo de los Convenios de Ginebra, que indica que todas las personas que no participen en las hostilidades, incluidos los miembros de las fuerzas armadas que hayan depuesto las armas y las personas puestas fuera de combate, serán tratadas con humanidad, sin distinción alguna.

Las peticiones que hacían los prisioneros de guerra eran de lo más variadas, desde tabaco (ver entrada Envío de tabaco a prisioneros de la Primera Guerra Mundial) hasta que se les enviasen libros, víveres, alimentos, prendas de abrigo, periódicos y otros productos a sus centros de internamiento y detención. Esta situación tan variopinta en su momento provocó la regulación por parte de las autoridades militares y aduaneras de los artículos que se permitían enviar y los que no (ver entrada Artículos prohibidos para el envío a prisioneros de la Primera Guerra Mundial).

Las peticiones de libros llegaban desde distintos campos de prisioneros de distintos países y  continentes, como por ejemplo desde Alemania; Isla de Man; Rusia; Reino Unido, Barbados; Suiza, Egipto, Austria, etc.

La mayoría de las peticiones eran referidas a libros de gramática castellana para poder continuar con el estudio de la lengua y poder leer otros textos. También solicitaban diccionarios, libros de poesía, novelas, revistas y textos de autores como Calderón de la Barca, Benito Pérez Galdós, etc.

Los prisioneros de guerra de distintas nacionalidades y profesiones (estudiantes, comerciantes, marineros, etc.), en su cautividad indican y manifiestan su interés por el estudio del idioma español, e incluso en el Campo de internamiento de Katzenau (Austria) se menciona la creación de una Universidad Popular para los más de 3.000 internos.

A continuación se transcriben textualmente algunas de las peticiones:

Petición de libros de prisionero de la Primera Guerra Mundial desde la Isla de Man
Petición de libros de prisionero de la Primera Guerra Mundial desde Barbados
Petición de libros de prisionero de la Primera Guerra Mundial desde Alemania
Gramática castellana de 1915
Petición de libros de prisioneros de la Primera Guerra Mundial desde Katzenau (Austria)
Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós
Petición de libros de prisionero de la Primera Guerra Mundial desde Suiza
La vida es sueño de Calderón de la Barca
Petición de libros de prisionero de la Primera Guerra Mundial desde Katzenau (Austria)
Petición de libros de prisionero de la Primera Guerra Mundial desde Inglaterra
Petición de libros de prisionero de la Primera Guerra Mundial desde Vladivostok (Rusia)
Petición de libros de prisionero de la Primera Guerra Mundial desde Sidi Bishr (Egipto)
Petición de libros de prisionero de la Primera Guerra Mundial desde Inglaterra
Ejemplar de la Revista Blanco y Negro de 1917

Muchas gracias por tu atención y como suele ser habitual se agradecen los comentarios.

Puedes suscribirte al blog, pulsando el botón “seguir” que aparece en la parte inferior derecha, indicando tu dirección de correo electrónico.

Referencias:

La Cruz Roja. Revista Mensual Ilustrada. Órgano oficial de la Asamblea Suprema Española. Números 191 Mayo 1918 y 192 Junio 1918.

Historia de la Cruz Roja Española, Josep Carles Clemente 1986

Gramática castellana 1915

Revista Blanco y Negro 1917

La vida es sueño de Calderón de la Barca

Episodios Nacionales

Artículos prohibidos para el envío a prisioneros de la Primera Guerra Mundial #1GM

Entre los años 1914 y 1918 tiene lugar la Guerra Europea, también conocida como Gran Guerra o la Primera Guerra Mundial #1GM.

Cruz Roja Internacional, en aquellos tiempos contaba con apenas 51 años de existencia estuvo abrumada ante la magnitud de las cifras de bajas. Los muertos, heridos, desaparecidos y prisioneros de guerra se contaban por cientos de miles.

Ante la impotencia e incapacidad de los servicios de sanidad militar de los países involucrados, gracias al trabajo de Cruz Roja y a sus propios recursos se lograron en aquellos años de contienda paliar muchas de esas grandes deficiencias.

El mérito principal residió en el respeto con que fue considerada tanto por las autoridades como por el personal civil de todos los países beligerantes.

Eran muchas las peticiones que hacían los prisioneros de guerra, para que se les hiciese llegar todo tipo de materiales y productos, pero también había ciertas restricciones para admitir lo que se podía enviar y lo que no.

Carta de 1918

El 19 de abril de 1918  se publicaban una serie de productos restringidos o prohibidos que a continuación se transcribe:

“Se nos comunica que en los paquetes expedidos de Suiza se prohíbe terminantemente que contengan: lana pura o manufacturada, miel de abejas, manteca, huevos, carnes y embutidos (a no ser en conserva y en botes de hojalata), sémolas, productos de la avena, legumbres, maíz, harinas, quesos, bujías, arroz, jabón, aceites, grasas y pastas alimenticias, azúcar, patatas, medicamentos, alcohol de menta y leche condensada.

Se previenen también que los paquetes no contengan alcohol en ninguna forma, ni comestibles que puedan deteriorarse, ni periódicos: estos últimos ni aún siquiera como embalaje.

Diario de Cádiz de 1918

Por acuerdo entre los gobiernos francés y alemán el pan se excluye absolutamente de los paquetes postales.

Los envíos que, por un motivo cualquiera, sea el que sea, no pueden ser devueltos ni entregados al prisionero a quien vayan dirigidos, se distribuirán de oficio a los prisioneros indigentes de la misma nacionalidad que el destinatario primitivo.

También están temporalmente prohibidos todo envío a los soldados que combaten en los frentes o están en los lazaretos.

Por Real orden de nuestro Ministerio de Hacienda de 19 de abril publicada en la Gaceta de Madrid del día siguiente, página 201, queda prohibido en absoluto toda exportación de tabaco elaborado subsistiendo las prohibiciones de exportar aceite, azúcar, arroz, legumbres, harina de trigo y todos sus derivados y compuestos (pastas para sopa, galletas, etcétera), aceitunas al natural, carnes, embutidos y manteca de cerdo, maíz y otra porción de géneros que no pueden incluirse en los paquetes postales. Hasta hoy, se admite el café, te cacao, chocolate, leche condensada, manteca de vacas, pescados secos y en conserva, mermeladas, galletas de postre, caldos y sopas “Maggi” frutas secas, confituras, etc.”

Con todas esas limitaciones y regulaciones, la entonces Oficina Central de Cruz Roja Española, el 31 de marzo de 1918 hacía balance de todo lo que se había logrado tramitar, y a continuación se detalla:

Balance de envíos del mes de marzo de 1918 de Cruz Roja Española a los prisioneros de la Primera Guerra Mundial

Si es de tu interés, puedes consultar este enlace para leer sobre el envío de tabaco desde México a Suiza que aun estando prohibido en su momento fue autorizado por razones humanitarias y para hacer llegar a los prisioneros de la Primera Guerra Mundial.

Muchas gracias por tu atención y como suele ser habitual se agradecen los comentarios.

Puedes suscribirte al blog, pulsando el botón “seguir” que aparece en la parte inferior derecha, indicando tu dirección de correo electrónico.

Referencias:

La Cruz Roja. Revista Mensual Ilustrada. Órgano oficial de la Asamblea Suprema Española. Números 190 Abril 1918 y 191 Mayo 1918

Historia de la Cruz Roja Española, Clemente, JC 1986

Carta de 1918

Periódico de 1918

Sopas Maggi

Envío de tabaco a prisioneros de la Primera Guerra Mundial #1GM

Entre los años 1914 y 1918 tiene lugar la Guerra Europea, también conocida como Gran Guerra o la Primera Guerra Mundial #1GM.

Cruz Roja Internacional, en aquellos tiempos contaba con apenas 51 años de existencia estuvo abrumada ante la magnitud de las cifras de bajas. Los muertos, heridos, desaparecidos y prisioneros de guerra se contaban por cientos de miles.

Ante la impotencia e incapacidad de los servicios de sanidad militar de los países involucrados, gracias al trabajo de Cruz Roja y a sus propios recursos se lograron en aquellos años de contienda paliar muchas de esas grandes deficiencias.

El mérito principal residió en el respeto con que fue considerada tanto por las autoridades como por el personal civil de todos los países beligerantes.

Una de las peticiones que hacían los prisioneros de guerra, era que se les enviase tabaco a sus centros de internamiento y detención.

De esta petición de los prisioneros se hizo eco el Delegado General de Cruz Roja Española en México y logró reunir una buena cantidad de cajetillas de tabaco de México, Cuba y Estados Unidos para su envío y distribución a través de Cruz Roja.

Fábrica de Tabaco El buen tono. México

Para poder materializar esta aparente sencilla gestión hubo de organizarse una compleja operación logística de transporte y también de trámites de exención del pago de impuestos, tal y como se expresa en esta resolución de la Dirección General de Aduanas que se transcribe en su integridad:

Expediente número 526 de 1918.

Por el Ministerio de Hacienda se ha comunicado a este Centro Directivo con fecha 18 de marzo último la siguiente Real orden:

“Ilmo. Sr.: Vista la instancia que dirige a ese Centro Directivo la Comisaría Regia de la Cruz Roja Española, manifestando que con el fin de atender las numerosas peticiones de tabaco que hacen a dicha entidad los prisioneros de guerra de las distintas naciones beligerantes, el Delegado general de la Cruz Roja Española en Méjico, concibió el proyecto de reunir la mayor cantidad posible de cigarrillos para obsequiar a los citados prisioneros

Ficha de un prisionero de la Primera Guerra Mundial #1GM del CICR – ICRC

y las Compañías y fabricantes de Méjico, Cuba y los Estados Unidos, han hecho numerosos regalos, de los que anuncia aquel Delegado el envío de varias cajas que en un vapor que ha debido zarpar de Veracruz el 15 de febrero último,

Imagen del Barco Vapor Reina Victoria

vienen consignadas a Santander, de donde tiene el proyecto la Comisaría solicitante de llevar la expedición por mar a Pasajes, para de allí enviarlas a Hendaya con objeto de remitirlas al Comité Internacional de la Cruz Roja en Ginebra, encargada del reparto;

Ruta del envío de tabaco desde Veracruz (México) hasta Ginebra (Suiza) para los prisioneros de la Primera Guerra Mundial #1GM

por lo que se solicita se den las órdenes oportunas a fin de que se autorice el desembarco y depósito en la Aduana de Santander, de la indicada remesa y su libre tránsito hasta Hendaya con todas aquellas precauciones y garantías que se juzguen oportunas.

Considerando que si bien las ordenanzas de Aduanas legislan en sentido restrictivo en cuanto se refiere a la importancia y tránsito de tabacos tomando determinadas medidas para esta clase de operaciones y llegando hasta prohibir el transbordo de dicha mercancía, desde luego se observa que dicha legislación es apropiada en tiempos normales y para las operaciones de comercio realizadas por los particulares; y que en modo alguno pudieron tenerse en cuenta al estatuirla, las actuales circunstancias y los múltiples incidentes que con motivo de ellas suscitan, en los que ha habido, en muchos casos, que dispensar el cumplimiento de preceptos legales terminantes que antes o después del conflicto europeo no pudieron ni pueden dispensarse.

Considerando que el caso que expone la Asamblea Suprema de la Cruz Roja Española por medio de su Comisario regio es uno de dichos casos, pues no puede menos de darse facilidades a una institución tan humanitaria que sirve al mismo tiempo en esta ocasión de portavoz y cumplidora del desprendimiento y deseo de los fabricantes y entidades que ofrecen el obsequio a las víctimas del actual conflicto europeo sin distinción de nacionalidad: razón por la que no puede vislumbrarse la menor intención de fraude, lo que no implica que la Administración pueda tomar las medidas necesarias, a fin de evitar que durante el transporte y por personas ajenas a tan honorifica entidad pudiera producirse algún hecho punible.

Su Majestad el Rey (q. D. g.) se ha  servido disponer se permita el tránsito y transbordo de la remesa de tabaco que la Delegación de Cruz Roja Española en Méjico envía a la Comisaría regia de la Asamblea Suprema en España, cuyo envío ha de llegar a Santander para ser conducido a Pasajes y de este punto a Hendaya para de allí continuar el Comité Internacional de la Cruz Roja en Ginebra: debiendo precintarse los bultos que compongan la expedición en la Aduana de Santander, en la que permanecerán debidamente custodiados hasta su salida, así como en las de Pasajes e Irún: bien entendido que esta disposición no podrá invocarse como precedente para casos análogos, pues se dicta estimando solo las condiciones y circunstancias excepcionales que concurren en la importación de que se trata y sin que el consignatario quede exento del cumplimiento de lo que determina el párrafo segundo del artículo 178 de las ordenanzas de Aduana respecto al tránsito de tabaco, ni la Aduana de documentarla expedición reglamentaria.

Lo que traslado a V. E. para su conocimiento y efectos consiguientes.

Dios guarde a V. E. muchos años.

Madrid, 5 de abril de 1918

P.O., Vincenti.

Excmo. Sr. Presidente de la Cruz Roja Española. Madrid”

Muchas gracias por tu atención y como suele ser habitual se agradecen los comentarios.

Puedes suscribirte al blog, pulsando el botón “seguir” que aparece en la columna derecha, indicando tu dirección de correo electrónico.

Referencias:

La Cruz Roja. Revista Mensual Ilustrada. Órgano oficial de la Asamblea Suprema Española. Número 190 Abril 1918

Historia de la Cruz Roja Española, Josep Carles Clemente 1986

Barco Vapor Reina Victoria

Fábrica de Tabaco en México

Ficha de prisionero

Vuelta al cole solidaria y Promoción del éxito escolar

El comienzo del curso escolar es una época de dificultad añadida para las familias con bajos ingresos o situación de pobreza o exclusión social.

En los últimos años, los elevados índices de desempleo, unidos a la menor cobertura de los Servicios Públicos y ayudas sociales derivados de las políticas de austeridad, están afectando a importantes capas de la población, fragilizando la situación de las familias más vulnerables y creando riesgo de pobreza y exclusión en otras que antes se encontraban en una situación normalizada.

Recortes en becas y subida del precio del material escolar, multiplican las dificultades de las familias para afrontar el coste del retorno a las aulas.

Según el Boletín de Vulnerabilidad Social nº 11 de Cruz Roja Española

Boletín Vulnerabilidad Social Cruz Roja
Boletín sobre vulnerabilidad social de Cruz Roja Española nº 11

la pobreza infantil afecta al 92 % de las personas atendidas por la institución.

los hogares con baja o nula intensidad de empleo ascienden al 34.7 % lo que significa que todos los miembros en edad de trabajar se encuentran en situación de desempleo.

la media de ingresos se sitúa en los 565,4 € al mes; el 17 % de las personas atendidas carecen de ingresos y el 7 % de nuestros usuarios tiene ingresos inferiores a 300 €.

los problemas de vivienda afectan a un 21,9 % de las personas encuestadas. Aumentan el número de personas que han perdido su casa (14,3 %); las que viven en la calle, en pisos ocupados o en infraviviendas (6,1 %) y las que se han tenido que ir a vivir con otras personas de la familia (5,7%)

la salud ocupa el segundo lugar entre las problemáticas destacadas por las personas encuestadas. El 42 % señala dificultades en este ámbito. Sube 10,5 puntos porcentuales respecto a 2013.

Según la Encuesta de Condiciones de Vida 2015 del INE, (y teniendo en cuenta los ingresos de 2014) la tasa de riesgo de pobreza se situó en el 22,1% de la población residente en España, frente al 22,2% registrado el año anterior, lo que significa que estas familias, al menos padecen una de estas situaciones:

  • Hogares con ingresos por debajo del umbral de pobreza
  • Hogares con todos los miembros en edad activa en desempleo
  • Hogares en los que se experimenta privación material

La privación material supone no poder hacer frente a gastos imprevistos; no poder comer alimentos con proteínas tres veces por semana; no poder encender la calefacción en invierno; no poder ir de vacaciones, etc.

El contexto actual fragiliza la situación de las familias que ya se encontraban en situación de vulnerabilidad y coloca en riesgo a niños y niñas que antes podrían vivir en contextos socioeconómicos seguros y normalizados o no. Uno de los ámbitos en los que se evidencia este riesgo es el ámbito educativo: las familias en situación de pobreza están priorizando necesidades, como el pago de gastos relacionados con el hogar (alquileres, hipotecas, gastos de luz, agua, comunidad) y la alimentación, quedando las necesidades vinculadas a la enseñanza postergadas y haciendo imposible la adquisición de libros de texto, material y equipamiento escolar (libros, ropa, zapatos), la participación en actividades de ocio,  o en actividades extraescolares etc.

Entre la población que atiende Cruz Roja, la tasa de riesgo de pobreza o exclusión es del 83,7 %. Las familias manifiestan que su principal preocupación es llegar a fin de mes. La  pobreza y las situaciones carenciales que vemos en hogares con niños están entre las principales preocupaciones de Cruz Roja por dos motivos:

  • Los niños y las niñas son seres en desarrollo, por lo que resulta fácil entender el efecto que tiene cualquier tipo de privación (económica, alimentaria, educativa) en la infancia. Ellos no pueden esperar.
  • Niños y niñas son personas dependientes y carecen de autonomía para cubrir sus propias necesidades.

Las situaciones de pobreza y privación material se relacionan con un menor rendimiento académico, no solo debido a una nutrición inadecuada o a la imposibilidad de afrontar los gastos del material escolar, sino también por las dificultades de muchos padres para apoyar a sus hijos en el proceso, por razones relacionadas con la inestabilidad y la precariedad laboral, la falta de espacios adecuados para el estudio en muchas viviendas hacinadas, etc.

También conviene reflejar que estas situaciones dificultan la igualdad de oportunidades y provocan en los niños la sensación de ser diferentes, de no tener las cosas que otros pueden tener.

Desde el inicio de la crisis, el número de usuarios y la demanda en Cruz Roja Española ha aumentado de una forma muy significativa. En 2007, en los Programas Sociales se atendía a casi 850.000 personas y durante el año 2014, esta cifra pasó a más de 2.521.810 de personas vulnerables en sus diferentes programas sociales, lo que supuso un incremento en siete años de triplicar al número de personas participantes y el incremento de un 8% respecto a la población atendida en 2013.

De estas personas, 717.643 se encuentran en situación de extrema pobreza y exclusión social y 39.486 son menores en dificultad social.

Cruz Roja Española en los últimos años desde el comienzo de las crisis en la que nos vemos inmersos ha tenido una serie de iniciativas en todos sus ámbitos territoriales como son:

la activación y convocatoria del “Fondo de Solidaridad” en los años 2009 – 2010 y 2010 – 2011 y ante la magnitud que adquiría la crisis y el incremento del número de usuarios,

Llamamiento “Ahora más que nunca”, en mayo de 2012 para la atención de 300.000 nuevos usuarios. Este Llamamiento incluye entre otros el proyecto de “Promoción del éxito escolar de niños y niñas en dificultad social”, dirigido a menores que presentan necesidades específicas de apoyo educativo, fracaso escolar, absentismo o dificultades específicas de aprendizaje.

Infografía sobre el proceso de la Campaña Vuelta al cole solidaria de Cruz Roja
Infografía sobre el proceso de la Campaña Vuelta al cole solidaria de Cruz Roja

También en los últimos tiempos han proliferado distintas iniciativas por parte de distintos tipos de organizaciones y asociaciones de todo tipo.

Las iniciativas solidarias que se llevan a cabo, consisten en campañas de varios días de duración, en diferentes lugares de la geografía en la que se realiza una recogida planificada de material escolar, material, con el que se elaboran unos lotes homogéneos para su entrega a los niños y niñas de las familias más vulnerables.

Por citar algún ejemplo, algunas de estas campañas son las que se lleva a cabo en:

  • Madrid. Cruz Roja de Madrid en colaboración con  Metro de Madrid y el Consorcio Regional de Transportes #UnFuturodeColores que en 2016 cumple su quinta edición.

    Vuelta al cole solidaria. Un futuro de colores
    Campaña Un futuro de colores de recogida de material escolar. Metro y Cruz Roja de Madrid
  • Vitoria – Gasteiz (Álava). Cruz Roja de Álava en colaboración con el Centro E.Leclerc  de Vitoria-Gasteiz, por tercer año consecutivo.

    Campaña de recogida de material escolar E.Leclerc en Vitoria (Álava)
    Campaña de recogida de material escolar E.Leclerc en Vitoria (Álava)
  • A nivel nacional, Cruz Roja Española en 172 establecimientos Carrefour; en 142 localidades, de 43 provincias de todas las Comunidades Autónomas, #Vueltaalcolesolidaria con la Fundación Solidaridad Carrefour que este año cumple su octava edición.

Mapa con la geolocalización de todos los establecimientos comerciales participantes en la Campaña Vuelta al cole solidaria

La dinámica de estas iniciativas suele ser similar. Se identifica el material escolar prioritario necesario y se establecen una serie de puntos de recogida de dicho material. Uno de los requisitos fundamentales, es que este material tiene que ser completamente nuevo.

Con el material recopilado, equipos de voluntarios, mayoritariamente pertenecientes a Cruz Roja Juventud elaboran una serie de lotes o mochilas escolares, que son entregados a las familias vulnerables que participan en los proyectos de Cruz Roja, de forma y manera que se permita iniciar el curso escolar a niños y niñas en igualdad de condiciones.

Estas familias vulnerables, tienen un seguimiento por parte de los equipos de Trabajadores Sociales adscritos a los distintos proyectos en los que participan a través del Plan Personalizado de Intervención, establecido tras la acogida y el diagnóstico de la situación de la familia usuaria que ha supuesto el inicio del proceso de trabajo de Cruz Roja con la familia.

En 2015, gracias al éxito de la edición #Vueltaalcolesolidaria, con las aportaciones por valor de más de 553.340 € de los clientes de los establecimientos Carrefour y con la donación de 121.000 € de la Fundación Solidaridad Carrefour, Cruz Roja Española ha podido distribuir más de 21.000 lotes de material escolar a otros tantos niños y niñas.

Infografía Vuelta al cole solidaria organizada por Cruz Roja Española y la Fundación Solidaridad Carrefour del 2 al 4 de septiembre de 2016
Infografía Vuelta al cole solidaria organizada por Cruz Roja Española y la Fundación Solidaridad Carrefour del 2 al 4 de septiembre de 2016

Es importante señalar y destacar, que aunque a veces lo más visible y lo más difundido a través de los medios de comunicación y redes sociales, es la convocatoria en si los días de donación o recogida del material, que hay una planificación anterior y posterior y que la entrega de lotes de material escolar es una más de las actividades integrales que se llevan a cabo, pero no la única, dado que lo que se persigue es la Promoción del Éxito Escolar en su sentido más amplio.

Para Cruz Roja Española reviste especial importancia el proceso de entrega de prestaciones y en particular la del material escolar que nos ocupa. El respeto a la dignidad e intimidad de las personas que solicitan la ayuda son algunos de los criterios por los que se rigen estas entregas.

Atender estas necesidades básicas y materiales o apoyar y facilitar el acceso a que la persona / familia puedas satisfacerlas son algunas de las principales estrategias que toda acción dirigida a cambiar estas realidades debe adoptar.

Cruz Roja realiza entrega de bienes para atender temporalmente estas carencias y, con ello, eliminar sus efectos de los procesos de exclusión y vulnerabilidad en los que se ven involucradas las personas.

Estas entregas permiten paliar temporalmente necesidades personales de naturaleza básica o necesidades particulares de las personas y forman parte de una acción integral y personalizada que persigue apoyar y empoderar a sus usuarios para salir de las situaciones de exclusión y vulnerabilidad.

Por último, te invito a que visualices el vídeo promocional de la campaña.

Muchas gracias por tu atención y  como suele ser habitual, se agradecen tus comentarios. Puedes suscribirte o seguir el blog, pulsando el botón “seguir” en la columna derecha.

Referencias:

Infografías: Garbiñe Larralde

Cruz Roja Española: Memorias anuales 2007 a 2014

Boletín de Vulnerabilidad Social número 11

Cruz Roja Juventud

Instituto Nacional de Estadística INE

Proyectos agrícolas en Kosovo. Reparación de tractores

Este es un segundo post de José Mas Asturias  sobre su experiencia y misión en Kosovo.

Cooperante José Mas Asturias
Cooperante José Mas Asturias

José que es Ingeniero Agrónomo por la Universidad de Lérida directamente fue seleccionado para identificar y gestionar proyectos en el terreno. Hoy regenta las bodegas Mas Asturias.

En esta entrada, dividida en tres partes, José, nos cuenta sus primeros pasos en Cooperación y nos explica los detalles pormenorizados para el éxito del proyecto que ha gestionado.


Tal y como te anticipaba en la entrada anterior, Proyectos de Rehabilitación post conflicto en Kosovo en el que te contaba el contexto de Kosovo, mi proceso de selección y preparación, en esta ocasión voy a hablarte del proyecto en sí.

En primer lugar, debo comentar que la respuesta de la comunidad internacional al conflicto de Kosovo fue impresionante.

Por citar un ejemplo, incluso la red de emisoras de la Cadena 40 Principales organizó en su segunda edición de “Principales Solidarios” el 16 de diciembre de 1999 en el Palacio de los Deportes de Madrid, un concierto solidario bajo el eslogan Hoy tocamos por los refugiados de los Balcanes, que contó con las actuaciones de La Oreja de Van Gogh, Joaquín Sabina, Hevia y Celtas Cortos.

Por la cantidad de dinero que se donó y por la cantidad de organizaciones que se desplazaron. Hubo momentos en que creo que había más expatriados extranjeros y trabajadores locales trabajando en la reconstrucción del país, que población local. Y proyectos muy importantes. De hecho hubo momentos que hasta era difícil coordinar tanta actividad y tantos proyectos.

Había que reconstruir todo un país en todos sus facetas, desde las infraestructuras, servicios, el propio gobierno,….Y creo que al ser casi vecinos nuestros, la respuesta fue enorme.

El proyecto en concreto en el que participé,  estaba enmarcado en el Llamamiento integrado y revisado efectuado por el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y Media Luna Roja en respuesta a la situación en  los Balcanes de 1.999 y la parte que a mi me afectaba y correspondía consistía en la organización de la reparación de maquinaria agrícola, sobre todo tractores.

Estos habían sido quemados por el ejército Serbio, en su camino de retirada.  Utilizaron una especie de líquido inflamable que destruye rápidamente la máquina. El nivel de daño de estos es variado, desde completamente quemados, hasta algunos donde solo les faltan las ruedas y alguna pieza. Algunos habían sido tirados por barrancos y había que sacarlos.

Para la zona, que es mayormente rural y agrícola, el tractor es muy importante al tratarse de su elemental medio de vida.

Tractor habitual en Kosovo
Tractor habitual en Kosovo

Kosovo, era una provincia Serbia muy poco desarrollada, a pesar de ser parte de Europa. Creo que se nota tantos años de comunismo. Estos tractores eran una maquinaria un poco anticuada, de los años 60 y 70, de la marca IMT, Massey Ferguson, fabricados en Serbia.

Este proyecto es uno más dentro de la actuación global de Cruz Roja Española (CRE) en Kosovo. Otros de los proyectos desarrollados fueron:

  • la reconstrucción de escuelas en toda la zona con unos resultados impresionantes y una población agradecidísima,
  • la reconstrucción integral del pequeño pueblo de Lesane,
  • la rehabilitación, equipamiento de varios centros de salud y capacitación de su personal en temas de emergencia médica y equipamiento de una red de comunicaciones.

Como suele ser habitual en estos escenarios “post conflicto” hay que decir que a medida que avanza la actuación y presencia de las distintas agencias y organizaciones, y que una vez que el país recobra una cierta normalidad, los proyectos pasan de ser de reconstrucción / rehabilitación, a proyectos más de desarrollo, y generadores de ingresos para la población local, como por ejemplo, la instalación de un centro de procesamiento de leche y reparto de ganado

Meses antes de la actuación en Kosovo en sí, CRE había tenido un papel importante en la gestión y organización y puesta en marcha de los campos de refugiados que se instalaron en  Hamallaj – Durres (Albania).

De hecho, algunos de los primeros cooperantes presentes en Kosovo, procedían del campo de refugiados de Albania, como el Jefe de Misión José Luis Pascual.

Así que puede decirse que Cruz Roja estuvo presente desde el principio hasta el final.

Primera fase del proyecto

La primera parte del proyecto, y esa era la parte por la que me mandaron a mí al principio, fueron tres meses de evaluación de necesidades,

más concretamente se visitaron más de 1.000 familias en la comuna de Suhareka (Suva Reka en serbio)  , y se evaluó el daño el sus tractores. De entre estos 1.000 tractores, se identificó quienes eran las familias más vulnerables, (solo se quería reparar la maquinaria de los casos más necesitados, y para ello trabajamos con la Cruz Roja local de Suhareka, que conocía la situación de cada familia) y se redactó lo que sería el proyecto, con su calendario de actuación, presupuesto, lo más detallado que se pudo. Este proyecto se presentaría a diferentes donantes, para ver si lo aprobaban y daban los fondos, y en caso afirmativo habría que ponerlo en marcha.

Esta primera fase hay que decir que es más un trabajo de buena selección de los beneficiarios, y evitar posibles picarescas, pues muchas familias, aun disponiendo de medios para arreglarse ellos los tractores por sí mismos, querían estar incluidos en el proyecto.

Teníamos casi un trabajo de investigador. Hay que decir que muchas familias que viven en Kosovo tienen familiares en países como Alemania o  Suiza, y estos tienen una buena situación económica. A pesar de que todos sufrieron los desastres de la guerra, CRE debía ayudar y priorizar a las familias más vulnerables.

Al final de estos tres meses, el proyecto fue presentado, aprobado, se encontró la financiación a través de UE y la AECI (hoy AECID).

Ya se podía pasar a su puesta en marcha.  Al final se trataba de un proyecto de más de dos millones de euros, con más de quinientos tractores a reparar y un equipo humano, casi todo local, de más de cincuenta personas. Yo fui el elegido para seguir con el proyecto.

También tenía el apoyo en la zona de un jefe de misión español, y de un gestor, que controlaba los gastos y facturas. Y teníamos un año, para poder realizarlo. Era todo un reto y muy emocionante.

Este proyecto tenía la particularidad como hemos dicho que era delegado del CICR a CRE. Lo que significa que la titularidad del mismo era de nuestra organización internacional y su gestión había sido cedida a Cruz Roja Española. Yo estuve siempre bajo “el paraguas” del CICR, a nivel de infraestructura, oficinas, alojamiento, etc en Prizren.

CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=95594
Vista de Prizren

Para mi fue más enriquecedor poder estar con expatriados de todo el mundo, que si hubiese estado exclusivamente con otros compatriotas.

Segunda fase del proyecto:

Se instalaron  6 talleres de mecánica y uno de electricidad, un poco repartidos por toda la comuna de Suhareka.

Todos los talleres eran locales, ya existentes, y CRE les apoyó en su rehabilitación, pues también  habían sido dañados. Y en ellos trabajaron cuarenta  mecánicos también locales.  Y creamos un equipo de control de tres personas que debían supervisar que las reparaciones se hicieran bien. Se buscaron los proveedores de las piezas originales para la maquinaria, se negociaron los precios.

Debo resaltar dos puntos importantes a la hora de implementar un proyecto:

El primero es que hay que utilizar  el dinero como si fuera nuestro, de una forma rigurosa y transparente. Hay que ser muy eficaz y muy eficiente con el dinero y justificar hasta el último céntimo.

Y el segundo, y eso también lo encontramos en la fase de evaluación, hay que conseguir llegar al destinatario más necesitado y vulnerable. Por mucho que cueste. Al final mi trabajo allí fue, aparte de  gestionar este grupo humano de más de cincuenta personas y los dos millones de euros, un trabajo de supervisión muy detallado, verificando que las familias seleccionadas fueran las correctas y adecuadas que se habían establecido en los criterios.

Como conclusión del proyecto, al final se arreglaron los 500 tractores, seguramente había muchas cosas que se podían haber hecho mejor, pero creo que el resultado fue aceptable. Se llegó a los más vulnerables y las reparaciones fueron correctas.

De hecho algunos años más tarde, los tractores siguen funcionando.  Se adquirió mucha experiencia, que luego se utilizó en otro proyecto similar, pero esta vez en la comuna de Malishevo.

Y este, con la experiencia del anterior, si que fue un rotundo éxito, donde todas las etapas estaban muy bien definidas, se centralizó todo en un gran taller de referencia, la selección del personal fue mejor, en fin, que como suele ser habitual, la experiencia no tiene precio.

La Cruz Roja Noruega visitó nuestro proyecto, se lanzó a realizar uno similar en otra zona.

Este relato será completado con un tercer post sobre el significado para mí de trabajar para una organización como Cruz Roja; relación con el personal nacional y valoración de mi experiencia personal.

Gracias por tu atención y como suele ser habitual, agradezco tus comentarios.

Proyectos de rehabilitación post conflicto en Kosovo

El equipo balcánico de Cruz Roja fue creciendo a medida que las necesidades en el terreno aumentaban, especialmente tras último episodio de las guerras balcánicas recientes, como fue el conflicto en Kosovo. Al igual que ocurriera con mi colaboradora Beatriz Valbuena, y con Iñaki Sainz de Rozas Pertejo, otro de los cooperantes que se unió al equipo, fue José Mas Asturias

José que es Ingeniero Agrónomo por la Universidad de Lérida directamente fue seleccionado para identificar y gestionar proyectos en el terreno. Hoy regenta las bodegas Mas Asturias.

Cooperante José Mas Asturias
Cooperante José Mas Asturias

En esta entrada, dividida en dos partes más (Proyectos agrícolas en Kosovo. Reparación de Tractores y Valoración final), José, nos cuenta sus primeros pasos en Cooperación y nos explica los pasos pormenorizados para el éxito del proyecto que ha gestionado.

Su proyecto se enmarca dentro del Llamamiento integrado y revisado efectuado por el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y Media Luna Roja en respuesta a la situación en  los Balcanes de 1.999 y que puedes consultar a continuación.


Experiencia de un cooperante de Cruz Roja en un proyecto de Cooperación Internacional.

En este post no pretendo elaborar una descripción amplia del proyecto realizado, con sus diferentes etapas (identificación, formulación, ejecución y evaluación) y todos sus componente, pues sería demasiado reductivo de lo que es una experiencia en cooperación e interesante solo en una pequeña parte. Lo que me gustaría es explicar  muchos otros aspectos que también forman parte de una experiencia en cooperación internacional como la mía, y que son muy importantes e interesantes. Por ello será como una narración cronológica de todas etapas que yo viví, desde la entrevista de selección hasta mi continuación en el mundo de la cooperación, donde se intercalarán varios temas.  Espero que te resulte interesante, pues para mí lo fue y que también pueda servir para futuros cooperantes.

En la narración presentaremos como temas principales:

  • El contexto en que se desarrolló el proyecto, es decir la zona de Kosovo en el año 1999, justo un mes después de la salida del ejército y la población serbia,
  • El proyecto en sí (era un proyecto de reparación de Maquinaria Agrícola, proyecto delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja a la Cruz Roja Española).
  • El significado de trabajar en una organización como Cruz Roja
  • La importancia del trabajo con una organización “contraparte” y con personal nacional.

Antes solo decir que para mí poder realizar este proyecto y tener esta experiencia fue algo único por muchas razones, que me marcó para siempre, tanta a nivel profesional como personal. Y cada vez que pienso en esos tiempos siento una emoción muy grande.  Fue una época de emociones fuertes, de mucha energía, éramos jóvenes e idealistas, preparados, e incluso en situaciones muy adversas podíamos con todo. En mi carrera posterior no he vuelto a sentir este ímpetu y estas ganas de hacer cosas. Y no solo era yo, era todo el equipo, desde los delegados en el terreno, hasta el los responsables de la oficina central en Madrid y los colegas del CICR presentes también en la zona. Hubo una gran comunión.

Mis inicios:

Tras mis estudios de Ingeniero Agrónomo en Lérida, y habiendo participado activamente en movimientos sociales como el 0,7%, marché en 1997, a hacer un voluntariado de 18 meses en Casamance, al Sur de Senegal, con la ONG Setem de Barcelona.

Consistía en apoyar a una organización de agricultores locales, AJAEDO, a elaborar proyectos, buscar financiación, pero sobre todo se trataba de poder darle una oportunidad a un europeo de tener primer contacto con el mundo humanitario, en un país en desarrollo. Coger experiencia, como se dice. Tras esta experiencia, una vez de regreso y mientras trabajaba en un vivero de planta ornamental en Girona, buscaba desesperadamente seguir en el mundo de la cooperación. Tenía muchas ganas de poder realizar proyectos de desarrollo, en zonas donde hiciera falta, pero esta vez con una organización con más medios, y que mi trabajo tuviera mayor impacto-

En realidad, me daba un poco igual el sitio, y la organización. Había muchas posibilidades, tuve entrevistas con Intermón para ir a Perú, con otras pequeñas ONG para varios destinos.

Los ingenieros agrónomos somos un perfil bastante buscado, y además hablaba Inglés y francés. Me sentía preparado y con muchas ganas. También hice varios cursos, e incluso estuve a punto de matricularme en algún Master prestigioso de ESADE o DEUSTO para formarme más en Cooperación.

En aquel proceso de búsqueda de oportunidades también dejé mi CV en Cruz Roja Española, por si en algún momento les hiciera falta un perfil como el mío para algún proyecto. Pero la verdad es que el envío del CV lo hice sin grandes esperanzas porque para mí Cruz Roja ya eran palabras mayores se trataba de una organización de “las grandes”.

Yo nunca había tenido ninguna relación con ellos. Al cabo de un tiempo me llamaron para una entrevista. Necesitaban a un ingeniero para realizar una evaluación de necesidades para un posible proyecto agrícola en Prizren,

Vista de Prizren
Vista de Prizren

pequeña ciudad al sur de Kosovo, con frontera casi con la Antigua República Yugoslava de Macedonia.

Inicialmente eran solo tres meses para la evaluación.  Era julio del 1.999, las tropas de la OTAN habían bombardeado Serbia, en concreto Belgrado, para forzar que el ejército serbio se retirara de la provincia de Kosovo, de mayoría albanesa, donde había indicios de que se estaba cometiendo atrocidades.

Me desplacé a Madrid desde Barcelona, y realicé la entrevista, no fue mal, pero vi  a varios candidatos esperando, y pensé que no me seleccionarían. Lo veía casi imposible, que me mandaran a mi, un “pipiolo” a una zona de postguerra, con un proyecto ya de envergadura.

Yo tampoco tenía tanta experiencia. Recuerdo todavía las preguntas, así como las personas que me entrevistaron: Sandra Calderón, Rafael Jato, y Gonzalo Istúriz. Me preguntaron si conocía el conflicto; cómo valoraba mi experiencia en Senegal; me hicieron hablar en Inglés, etc. Creo que algunas de las preguntas eran para ver si más o menos encajaba en el perfil de cooperante de la Cruz Roja. Es decir que me ajustara a los Principios Fundamentales de Cruz Roja y requerimientos de la organización.

Al cabo de muy poco tiempo, y todavía recuerdo el momento como si estuviera sucediendo ahora mismo, me llamaron, era sábado temprano por la mañana, y me comunicaron que había sido seleccionado. Que emoción, me iba a Kosovo, y de manera inmediata.

Todo lo que veía por la televisión, podría vivirlo, estar allí, y trabajar. Y si no lo hacía mal, allí empezaba mi carrera en el mundo de la cooperación.

Acepté si dudarlo, ni pregunté por el salario, ni por las condiciones, estaba disponible para irme al día siguiente.

Más adelante te das cuenta que la disponibilidad y la flexibilidad son dos palabras claves e innegociables si quieres trabajar en este mundo.

En menos de una semana  había pasado un “briefing” en la Oficina Central de Cruz Roja en Madrid, donde me explicaron toda la complejidad relativa el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, como está organizado, como actúa cada parte (Sociedades Nacionales, Comité Internacional y la Federación), y sobre todo los 7 Principios Fundamentales sobre los que se basa todo el Movimiento de Cruz Roja / Media Luna Roja.

Por la particularidad de mi proyecto, también tuve que pasar por la sede del Comité Internacional de Cruz Roja en Ginebra,  pues el proyecto dependía del Comité. Y desde allí me dirigí a Kosovo.

Era Agosto de 1.999. Llegaba a una zona completamente destruida, como las imágenes que se ven ahora de Siria. El ejército serbio, en su camino de retirada no había dejado nada en pie, desde las casas, edificios, maquinaria, pozos, carreteras. Era realmente impactante. Incluso la aldea más retirada e inaccesible había sido devastada por la acción del hombre, resultaba difícil de creer que alguien pueda dedicarle tanto tiempo a destruir. Eso me encontré la “política de tierra quemada o tierra arrasada”.

Vivienda y tractor destruidos en Kosovo. Política de "tierra quemada"
Vivienda y tractor destruidos en Kosovo. Política de “tierra quemada”

Te preguntabas con que material habían podido por ejemplo quemar la maquinaria, porque no parece fácil! Y había que reconstruir todo esto.

A toda aquella dantesca situación, podría añadir “el toque de queda” existente a partir de ciertas horas; las zonas completamente minadas, no podías circular fuera de las carreteras principales, ni adentrarte en sitios poco concurridos. Debo reconocer que la sensación de no pisar terrenos baldíos, abandonados, me duró varios años.

Mapa de Kosovo
Mapa de Kosovo

Solo para situarlo, Kosovo, era una provincia al sur de Yugoslavia. La población mayoritaria eran los albano kosovares, musulmanes, muy distintos a los eslavos serbios, con los que cohabitaron durante años. Bajo la Yugoslavia de Tito, se respetaron bastante, pero con la subida de Milosevic, las relaciones empeoraron. Y desde 1.998 la situación se agrava mucho, hasta obligar a la comunidad internacional a intervenir. Primero militarmente, para parar la destrucción, muertes, desaparecidos, que se lleva a cabo, mayormente de parte serbia, y después una vez el ejército serbio fuera de Kosovo, para reconstruir el país.

La zona, pasa a ser controlada por un gobierno internacional interino, mientras se forma un gobierno local, y la seguridad y control lo lleva a cabo las fuerzas de la OTAN a través de la misión llamada KFOR, donde intervienen varios ejércitos, el español incluido.

Pero en este país de destrucción, también encontramos un país donde se respiraba una sensación de libertad impresionante. Nunca he vuelto a sentir esa atmósfera y sensación que se respiraba. Para los albano kosovares se habían acabado veinte o treinta años de una situación muy difícil que en los últimos 10 habían degenerado mucho. Hay que decir que la población Kosovar había sido apartada de cualquier puesto de responsabilidad en el funcionamiento de la zona (universidades, médicos, escuelas) y no  muy bien tratada desde la llegada de Milosevic al poder. Y ya en 1.998 hubo un primer conflicto armado.

Si quieres saber más sobre el proceso de desintegración de la antigua República Federal Yugoslava, puedes consultar este excelente post de El orden Mundial.

Imagen El Orden Mundial Secesión de Yugoslavia

Gracias por tu atención y como suele ser habitual, agradezco tus comentarios.

Cachindele en África

Durante mi estancia en Angola, tuve la oportunidad de recibir exclusivamente una visita desde España, se trató de la que hizo mi compañero y amigo, Javier Polo Brazo desde Sevilla. Javier era en aquel momento el Director de Recursos Humanos de la Cruz Roja de Sevilla, pero previamente habíamos compartido muchas vivencias en Cruz Roja Juventud.

Es verdad que la situación del país no estaba para muchas visitas. No había una guerra abierta, pero la situación tampoco era de paz estable. Por esa misma razón, agradecí más las semanas de visita que en la práctica para Javier, que iba de vacaciones, supusieron incorporarse a las largas jornadas de trabajo que teníamos en aquel momento.

Con esta entrada inauguro una sección de colaboradores invitados y a continuación el propio Javier, hace una reflexión de su estancia y visita a Angola.


“Acaba de hacer diecinueve años del amanecer de aquel día en el que mi avión tomaba tierra en el aeropuerto de Luanda. La visión desde el aire fue bastante peor de lo que había imaginado; a ambos lados de la pista se expandían los suburbios de una ciudad a la que ya hacía años que le habían saltado las costuras desde que miles de desplazados acudieran allí buscando refugio, huyendo de una guerra que duraba más años que los que tenían la mayoría de sus habitantes. Teniendo en cuenta que mi avión, un flamante Boeing 747 de Air France, procedía del modernísimo Charles de Gaulle de París el aterrizaje allí fue doblemente impactante. El aeropuerto era un poco caótico, adelantando lo que me encontraría en el país durante las siguientes semanas; en el tránsito aeroportuario descubrí -entre otras cosas- que cuando un policía angoleño te pide “gaseosa” no es que quiere que lo invites a una coca cola. A la salida de la terminal me esperaba Fernando Cuevas , quien a pesar de estar solo, entre tanto caos me pareció acompañado por una banda de música, banderas y alfombra roja; agradecí su presencia como se agradece un oasis en mitad de un desierto.

Tras estos primeros impactos me refugio en casa para descansar y así les dejo tiempo a mis anfitriones para que pueden acudir al entierro de un pequeño de unos dos años que acababa de morir de tétanos. Algo que me paraliza porque unos días antes había descubierto que la vacuna contra esa enfermedad era una de las que había olvidado ponerme para ir allí. Problema que Ana, la farmacéutica del hospital de la Cruz Roja de Sevilla, había solucionado incorporando en mi botiquín varias dosis de gammaglobulina con la leyenda: “muestra gratuita, prohibida su venta”, por si las necesitaba. Eso me hizo pensar que si hubiese llegado unos días antes, ese niño podría no haber muerto. Fernando me tranquilizó -si es que puede uno tranquilizarse ante eso- recordándome que acababa de llegar a África, que mis medicinas, con toda certeza, salvarán a algún niño en singular, lo que no evitara que muchos otros, en plural, sigan muriendo por enfermedades que tienen cura en occidente. Primera lección aprendida.

Por la tarde, ya descansado, me incorporo a la rutina de la delegación de la Federación Internacional de la Cruz Roja; me presentan a todos, me cuentan, les cuento… Llamada a casa para anunciar mi llegada sin novedad y primeras contradicciones de las miles que rondarán mis pensamientos esos días; mientras en Luanda la gente lucha cada hora por conseguir algo que llevarse a la boca antes de acostarse –y lo de luchar no es ninguna metáfora-, en mi ciudad miles de aficionados han salido a manifestarse a la calle porque la Federación Española de Fútbol ha decidido el descenso de categoría del Sevilla Fútbol Club, por su alto nivel de endeudamiento.

Tras varios días en la capital, incorporado a la rutina de la Delegación y conociendo los entresijos de la cooperación internacional, emprendemos camino a nuestro verdadero destino, Benguela, la segunda ciudad del país y cabecera de la provincia homónima donde desarrolla su trabajo mi anfitrión, como responsable de logística y socorros y, por tanto, organizador de los convoyes de ayuda humanitaria de esa zona; a ayudarle en estas tareas es a lo que me dedicaré en las siguientes semanas.

Javier con voluntarios de la Cruz Vermelha de Angola en Benguela. Camión del convoy con Ayuda Humanitaria
Javier con voluntarios de la Cruz Vermelha de Angola en Benguela. Camión del convoy con Ayuda Humanitaria

De aquel tiempo recuerdo muchas cosas y con cualquiera de ellas podría extenderme largamente, por ejemplo podría contarles que me reconfortaba ver correr tras nuestros vehículos a los niños más pequeños de los poblados a los que llegaban nuestros convoyes mientras gritaban a coro “cachindeles” una palabra en umbundu que, según me decían, en español podría ser traducida como un diminutivo de “blancos” (blanquitos), prueba de que no abundaban los europeos por las zonas que transitábamos.

También les podría contar lo que tardé en acostumbrarme a entender la economía del país, pagué dos millones de nuevos kwanzas (la moneda local vigente en ese momento)

Billete de 5 millones de Nuevos Kwanzas
Billete de 5 millones de Nuevos Kwanzas

por mi primer periódico y más del triple de esa cifra por el último, aunque en realidad siempre pagué lo mismo, medio dólar, nueva lección por tanto: cambia tus dólares sólo cuando lo necesites de verdad.

Podría extenderme también sobre lo desabastecidas que estaban las ciudades, sobre lo necesaria que era toda la ayuda que portábamos, sobre los interminables viajes en caravanas -siempre diurnas- por carreteras recién desminadas y en la mayoría de las ocasiones escoltados por “cascos azules”.

Les podría contar como uno no logra acostumbrarse nunca a la constante banda sonora de tiros en la distancia, que aumentaba en intensidad cuando gobierno y guerrilla mantenían negociaciones de paz, como las que se mantenían en Gabón durante los primeros días de mi estancia.

Podría pararme también a analizar las contradicciones que veía en todo este mundo de la cooperación internacional cuando se trata de ayudar en un guerra, tan extraordinariamente comprometido y desplegado en la capital del país pero tan ausente en el terreno, donde resultaba más que dificil encontrar los característicos jeep blancos, salvo los que eran de la ONU o de la Cruz Roja.

Cabecera de convoy con Ayuda Humanitaria en Angola
Cabecera de convoy con Ayuda Humanitaria en Angola

Pero no, no les hablaré de esas cosas, hoy prefiero compartir tres momentos que casi veinte años después siguen volviendo a mí de forma recurrente cada vez que pienso en ese viaje. Tres momentos que tengo grabados en mi cerebro como si de fotos fijas se tratara.

El primero de ellos es una pintada, sólo eso, una pintada de las muchas que podemos ver en cualquier muro de cualquier ciudad. Sin embargo esa en concreto estaba en un muro de Chongoroi. Estaba en lo que fue un obrador de panadería y rezaba en portugués:

Detalle de pintada
Queremos los cuerpos de nuestros muertos asesinados en Luanda

“queremos los cuerpos de nuestros muertos que fueron asesinados en Luanda”. Sólo eso y nada más que eso. El día que la vi por primera vez no reparé en ella, sin embargo, al caer la noche ya me atormentaba la cabeza y aún hoy sigue viniendo a mí en cada desvelo, o cada vez que asaltan mi televisión imágenes de otros lugares, de otras guerras, pero de las mismas victimas. Es la pintada de la rendición, de la desesperanza, del “todo se ha acabado”. Cuanto dolor habita el corazón de una persona que escribe eso en una pared, amparada en las sombras de la noche. Cuanto dolor de madres, de familias, de amigos; a los que lo único que les queda es el recuerdo del ser querido y la esperanza de poder algún día darles una digna sepultura.

El segundo no fue un momento exactamente, fue más bien un diario. Fue una imagen que vi cada uno de los días que fui al almacén de Lobito, donde se guardaba toda la ayuda que repartíamos. Entre otros muchos productos existía una montaña con docenas de muletas. El país estaba plagado de minas antipersona y esta ayuda era por tanto más que necesaria, dada la importante cantidad de personas mutiladas. Junto a esta montaña estaba otra, que es la causa de mi desvelo. Otra montaña de muletas, también con docenas de ellas, pero en este caso de un tamaño bastante menor, de treinta, de cincuenta centímetros; muletas para niños, las victimas más inocentes de cualquier conflicto, las más injustas, las más absurdas.

Javier Polo con niños de Angola
Javier Polo con niños de Angola

Mi tercer recuerdo son cinco monjas gallegas que gestionaban un hospital a dos kilómetros de la ciudad de Cubal. El hospital contaba con unas 1000 camas y en los alrededores estaban acampadas unas dos mil personas más; nos explicaron que el área de influencia de este centro era muy extensa y que los familiares que acompañaban a los enfermos se quedaban en los alrededores acampados mientras este estuviera hospitalizado. Atendían heridos de ambos bandos, por lo que gozaban del respeto de toda la población y lo convertía en el único edificio de la zona que nunca fue atacado. El motivo de nuestra visita era entregarles unas cartas de España, nuestro embajador nos había pedido el favor al saber que pasaríamos por esa ciudad; ellas no nos esperaban ni tampoco las noticias que le llevábamos. Nos recibieron como agua de mayo, nos mostraron su trabajo, el hospital, nos hablaron de sus necesidades de sus proyectos y de la esperanza en que las hostilidades no se reanudaran nunca. En una parcela cercana, retirada del resto de las instalaciones se encontraba la modesta casa donde nos ofrecieron una merienda y donde mantuvimos una larga conversación sobre Angola, España y sobre las esperanzas de cada uno y de las incertidumbres del momento que vivíamos.

Las semanas pasaron pronto, pero las lecciones aprendidas y aprehendidas permanecen hoy. De entre todas destacan tres: La primera es que las certezas humanas se asientan sobre barro, estamos convencidos de que nuestro bienestar debe ser el estándar del desarrollo humano, sin darnos cuenta que nuestras comodidades descansan sobre las guerras y desgracias de otros. La segunda es que existe un abismo entre pasar hambre y morirse de hambre, por mal que nos vayan las cosas, por mucho que haya meses que no sepamos como lo vamos a acabar, la lucha diaria en buena parte del planeta es por la supervivencia pura y dura, sin paños calientes.

Pero la más terrible de las lecciones la tuve el día que descubrí que un niño sólo deja de reír y de jugar cuando se está muriendo. Si al llegar a un poblado no veías a niños corriendo tras tu coche al grito de cachindeles habías llegado demasiado tarde.”

Campo de Yarmouk (Siria)

Refugiados palestinos en un país en conflicto, Siria

Hace unos días hemos podido leer sobre la delicada situación del campo de refugiados palestinos en Yarmouk, en las afueras de Damasco (Siria).

Las dificultades que atraviesa Siria por el conflicto armado interno, han deteriorado todavía más si cabe, la situación de los 18.000 refugiados palestinos alojados en ese campo.

Yarmouk (situado a 8 kilómetros al sur de Damasco) ocupa una superficie de poco más de 2 km², y fue establecido en 1957. Cuenta con hospital y escuelas. En el año 2002, había 112.550 refugiados palestinos viviendo en ese campo “no oficial”.

Campo de Yarmouk (Siria)
Mapa de Siria, con detalle de la situación de Yarmouk y países limítrofes

En el año 2009, la Cooperación Española, a través de la AECID construyó un Centro de Salud especializado en la prevención y tratamiento de la talasemia (tipo de anemia del grupo de anemias hereditarias en las que existe disminución de la síntesis de una o más de las cadenas polipeptídicas de la hemoglobina).

Las recientes noticias, indicaban que tras más de 15 días de bloqueo, ya no quedaban reservas de alimentos para los habitantes de ese campo, que además, se encuentran por la situación de guerra civil que se vive en Siria desde marzo de 2011, en pleno fuego cruzado.

A la falta de alimentos hay que añadir, la delicada situación sanitaria y de salud de los 18.000 refugiados, y el deterioro progresivo.

Los centros de atención primaria de salud no están operativos y con la situación de inseguridad alimentaria y una grave escasez de medicamentos de los que salvan vidas.

Campo de Yarmouk (Siria)
Multitudes a la espera de recibir ayuda humanitaria distribuida por la Media Luna Roja en el Campo de Yarmouk (Siria)

Como se puede apreciar, la situación que están pasando estos refugiados palestinos, es de máxima vulnerabilidad, son refugiados en un territorio en conflicto, en un país, con una situación que de por si también provoca un movimiento intenso de desplazados como de refugiados a los países vecinos.

Por poner un ejemplo, a principios de abril el número de refugiados y refugiadas sirias en Líbano alcanzó el millón de personas, la cuarta parte de la población del país. Nueve millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en Siria a causa de la guerra. De ellas, 2,5 millones han podido cruzar la frontera.

Quizás aún alguno de esos habitantes del Campo de Yarmouk, sea uno de los 228 niños y niñas huérfanos palestinos, que allá por el año 1982 estuvieron en España, pasando un periodo de vacaciones, invitados por el gobierno español.

En aquel momento, yo era un voluntario de Cruz Roja Juventud de Pontevedra, y fui seleccionado entre otros para acompañar esa estancia de niños y niñas palestinas en nuestro país.

Sin lugar a dudas para mi, ha sido una de las experiencias más intensas que durante muchos años he vivido en toda mi trayectoria en Cruz Roja Española.

Fueron días muy intensos, de mucho aprendizaje, de mucha interacción y de mucha convivencia con aquellos visitantes y sus monitores.

Tuvimos oportunidad de visitar Teruel, Madrid, Almería y Málaga y en la estancia en Madrid, recuerdo que el Ayuntamiento organizó una recepción en los Jardines de Cecilio Rodríguez del Parque del Retiro. Esa recepción estuvo presidida por el alcalde de la época, Enrique Tierno Galván.

Vacaciones niños palestinos
Recepción del Ayuntamiento de Madrid a la Delegación de niños palestinos y monitores de Cruz Roja Juventud en los Jardines de Cecilio Rodríguez del Parque de El Retiro de Madrid. Septiembre 1982
Recepción del Ayuntamiento de Madrid a los Monitores  de Cruz Roja Juventud responsables de la visita de los niños palestinos en los Jardines de Cecilio Rodríguez del Parque de El Retiro de Madrid. Septiembre 1982
Recepción del Ayuntamiento de Madrid a los Monitores de Cruz Roja Juventud responsables de la visita de los niños palestinos en los Jardines de Cecilio Rodríguez del Parque de El Retiro de Madrid. Septiembre 1982

Casi en la última semana de estancia en nuestro país, viajando entre Almería y Málaga, ocurrió otra situación realmente dramática. A través de las emisoras de radio de los autobuses tuvieron y tuvimos conocimiento de la masacre en los Campos de refugiados palestinos de Sabra y Chatila en el Líbano en la tarde del fatídico 16 de septiembre de 1982 y días siguientes.

Los pocos parientes o familiares que tenían esos niños y sus monitores acompañantes se encontraban en esos campos de refugiados del vecino Líbano y las escenas de dolor, de desconsolación, de rabia y de impotencia se ponía de manifiesto en todos los integrantes de aquella delegación palestina.

Sin lugar a dudas no fue el mejor final de esas vacaciones para aquellos niños y niños que por primera vez vieron el mar, que por primera vez vieron una piscina, que por primera vez en su corta vida veían como salía el agua de un grifo, que pudieron disfrutar jugando con otros niños de su edad en aquellas ciudades que visitamos.

Hoy, casi 32 años más tarde de aquella visita, les rindo homenaje a aquellos huérfanos palestinos.

Vuelo Málaga - Damasco. Retorno de la Delegación de Niños Palestinos tras sus vacaciones en España, con destino al Campo de Refugiados de Yarmouk en Damasco (Siria). Septiembre 1982
Vuelo Málaga – Damasco. Retorno de la Delegación de Niños Palestinos tras sus vacaciones en España, con destino al Campo de Refugiados de Yarmouk en Damasco (Siria). Septiembre 1982

Referencias consultadas el 30 de mayo de 2014:

http://en.wikipedia.org/wiki/Yarmouk_Camp

http://es.wikipedia.org/wiki/Talasemia

http://translate.google.es/translate?hl=es&sl=en&u=http://www.unrwa.org/tags/yarmouk&prev=/search%3Fq%3Dyarmouk%26rlz%3D1C2EODB_enES572ES572%26biw%3D1280%26bih%3D835

http://www.eldiario.es/desalambre/Europa-actua-ahora-calla-siempre_0_264224244.html

http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Masacre_de_Sabra_y_Chatila&printable=yes