Archivo de la etiqueta: Acción_humanitaria

Día Mundial de la Asistencia Humanitaria 2017

Desde hace trece años, cada 19 de agosto se conmemora el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, instituido por la Asamblea General de Naciones Unidas coincidiendo con el aniversario del ataque al cuartel general de la ONU en Bagdad (Iraq) ocurrido en el año 2003.

El Día Mundial de la Asistencia Humanitaria que este año se celebra con el lema “La población civil no es objetivo”.

Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Cada vez más, los conflictos se cobran la vida de muchas personas en todo el mundo. Atrapados en guerras que no han causado, millones de civiles se ven obligados a esconderse o huir para salvar sus vidas. Los niños dejan la escuela, las familias abandonan sus hogares y las comunidades se despedazan, mientras el mundo no hace lo suficiente para detener ese sufrimiento.

Por su parte, el personal cooperante, trabajadores humanitarios, y cada vez con más frecuencia y presencia Trabajadores Sociales, ponen sus vidas en peligro para atender a las víctimas de la violencia, que se convierten cada vez más en objetivo de los ataques.

Según el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) en los últimos setenta años, las principales víctimas de la guerra han sido los civiles. Por ello, la protección de la población civil durante los conflictos armados es un pilar del Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Derecho Internacional Humanitario

No sólo las personas están protegidas, sino también los bienes públicos y privados. El derecho internacional humanitario define y protege a los grupos más vulnerables, como las mujeres, los niños y las personas desplazadas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, y en muchos otros conflictos desde entonces, la población civil ha sido la principal víctima de la guerra. Si bien es cierto que siempre han sufrido en épocas de guerra, el brutal impacto de la Segunda Guerra en la población civil, donde se perpetraron exterminios en masa, ataques indiscriminados, deportaciones, tomas de rehenes, saqueos y detenciones en campos de concentración, los afectó profundamente. La reacción de la comunidad internacional fue la adopción del IV Convenio de Ginebra en 1949.

Destrucción de las ciudades durante la Segunda Guerra Mundial

Antes de esa fecha, los Convenios de Ginebra protegían a los heridos, los enfermos, los náufragos y los combatientes capturados. El “convenio de los civiles” daba cuenta de los cambios en la naturaleza de la guerra al establecer la protección jurídica de toda persona que no perteneciera a las fuerzas armadas o a grupos armados. La protección también alcanzaba a los bienes de carácter civil. Fue reafirmada más tarde con la adopción de los Protocolos Adicionales de 1977 a los Convenios de Ginebra de 1949.

Conforme al DIH, los civiles que se encuentran bajo el poder de fuerzas enemigas deben recibir un trato humano en todo momento, sin distinciones de índole desfavorable. Deben estar protegidos contra todas las formas de violencia y tratos degradantes, incluidos el homicidio y la tortura. Asimismo, tienen derecho a un juicio justo, con las debidas garantías procesales.

La protección de los civiles abarca a quienes les brindan asistencia, en particular las unidades sanitarias y los organismos humanitarios o de socorro que distribuyen artículos esenciales como alimentos, ropa e insumos médicos. Las partes beligerantes deben permitir el acceso a esas organizaciones. En particular, el IV Convenio de Ginebra y el Protocolo adicional I exigen que los beligerantes faciliten el trabajo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Si bien el DIH protege a todos los civiles sin distinción alguna de índole desfavorables, se menciona en especial a determinados grupos. Las mujeres y los niños, los ancianos y los enfermos son sumamente vulnerables durante una guerra. Lo mismo puede decirse de quienes abandonan sus hogares y pasan a ser desplazados internos o refugiados. El DIH prohíbe el desplazamiento por medio de la intimidación, la violencia o la hambruna.

Población desplazada

Muchas personas se ven obligadas a alejarse de sus familiares durante un conflicto armado. Los Estados deben tomar las medidas necesarias para evitar ese tipo de situaciones y para volver a reunir a quienes han debido separarse de los suyos, proporcionando la información necesaria y facilitando las actividades de búsqueda.

La protección de los civiles establecida en los Convenios de Ginebra y los Protocolos adicionales es amplia. En los últimos sesenta años, el problema ha radicado en la aplicación de esos instrumentos del derecho internacional humanitario. Ni los Estados ni los grupos armados no estatales han cumplido adecuadamente con sus obligaciones a este respecto. En consecuencia, los civiles han sufrido muchísimo en casi todos los conflictos armados.

En algunos conflictos, se ha apuntado específicamente a los civiles, quienes han sido víctimas de terribles atrocidades. Esto se habría evitado de haberse respetado el principio fundamental de los Convenios de Ginebra, a saber, el respeto por la persona humana. Por esa razón, el CICR continúa instando a los Estados a que respeten y hagan respetar los principios del derecho internacional humanitario, sobre todo en lo relativo a la protección de la población civil.

Según el Informe del Secretario General de la ONU de 2016 sobre la protección de los civiles en los conflictos armados, se observaron circunstancias similares, en distintos grados.

En el noreste de Nigeria y los países de la cuenca del Lago Chad hubo denuncias de violaciones y abusos cometidos por Boko Haram y en el contexto de las operaciones gubernamentales de contrainsurgencia. En una de las peores formas de reclutamiento forzado, Boko Haram utilizó a 30 niñas y niños para realizar atentados suicidas en la cuenca del Lago Chad.

Regiones bajo la amenaza de Boko Haram

En Sudán del Sur, la protección de los civiles siguió deteriorándose, sobre todo a partir de julio. Entre los incidentes denunciados figuraron las ejecuciones extrajudiciales, los secuestros, la violencia sexual y las restricciones a la libertad de circulación por ambas partes en el conflicto. En noviembre, el Asesor Especial para la Prevención del Genocidio advirtió del riesgo de genocidio en Sudán del Sur. El genocidio no ocurre de la noche a la mañana; es un proceso que lleva tiempo de preparación. Por lo tanto, puede ser evitado. Tenemos la responsabilidad compartida de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para evitar el riesgo y por ello exhorto al Consejo de Seguridad a que adopte medidas decisivas.

Los niños siguieron pagando un alto precio en los conflictos. En varios conflictos, como los del Afganistán, el Iraq, la República Árabe Siria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen, siguió habiendo muy numerosas violaciones contra los niños, en particular asesinatos y mutilaciones, que fueron documentadas por el mecanismo de vigilancia y presentación de informes sobre violaciones graves contra los niños en situaciones de conflicto armado. El reclutamiento y la utilización de niños por fuerzas y grupos armados también siguió siendo un motivo de gran preocupación, pues hubo un aumento significativo de casos en la República Centroafricana, la República Árabe Siria y Somalia.

Destrucción de una escuela en Siria

Preocupa particularmente el efecto perjudicial de los conflictos en la educación. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) estima que 246 millones de niños viven en zonas de conflicto, y muchos de ellos se ven privados de la educación cuando sus escuelas son destruidas, utilizadas con fines militares o clausuradas por motivos de seguridad o porque los maestros han huido.

En Afganistán, casi la mitad de los niños en edad de escolaridad primaria no concurren a la escuela. En Sudán del Sur, casi el 60% de esos niños no van a la escuela y en las zonas afectadas por el conflicto 1 de cada 3 escuelas ha sido clausurada.

El mecanismo de vigilancia y presentación de informes comprobó que 41 escuelas del Afganistán eran utilizadas por el ejército y en Sudán del Sur se registraron 21 casos nuevos de escuelas utilizadas con el mismo fin. En la República Democrática del Congo, se verificaron 51 ataques contra escuelas, más del doble de la cifra de 2015.

La educación de las niñas siguió viéndose seriamente afectada a causa de las amenazas o los ataques contra maestras y alumnas en el Afganistán, el Iraq, Malí, Nigeria y la República Árabe Siria. Insto a todos los Estados Miembros a que refrenden la Declaración sobre Escuelas Seguras, un compromiso internacional para proteger a las escuelas y universidades contra los ataques y evitar su utilización con fines militares en un conflicto.

Esta situación tan perjudicial en el ámbito de la educación, pone en riesgo el cumplimiento en ciertos países del cuarto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible:

Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS

Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos, pero a su vez afecta al cumplimiento de otros de los Objetivos marcados como son:

Objetivo 1: Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo

Objetivo 5: Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas

Con la celebración de este día mundial se pretende concienciar y reflexionar sobre la protección y el respeto  al Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos, así como la protección de los civiles, incluidos los trabajadores humanitarios y sanitarios, y las obras y edificios públicos.

Si quieres leer sobre los post de años anteriores, puedes acceder pulsando en los siguientes enlaces:

Trabajo Social y Refugiados en el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria 2016

Día Mundial de la Asistencia Humanitaria y Trabajo Social 2015

Día Mundial de la Asistencia Humanitaria ¿qué es lo que más necesita al mundo 2014

Muchas gracias por tu atención y como suele ser habitual se agradecen los comentarios.

Puedes suscribirte al blog, pulsando el botón “seguir” que aparece en la parte inferior derecha, indicando tu dirección de correo electrónico.

Referencias:

Día Mundial de la Asistencia Humanitaria – ONU

Objetos y personas protegidas por el DIH: Civiles – CICR

Informe del Secretario General de la ONU de 2016 sobre la protección de los civiles en los conflictos armados

Objetivos de Desarrollo Sostenible

Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Imagen Derecho Internacional Humanitario

Segunda Guerra Mundial

Regiones bajo amenaza de Boko Haram

Escuela en Siria

Desplazados

Anuncios
Ruanda, Rwanda, Menores-no-acompañados, Kashusa

Día Mundial de la Asistencia Humanitaria 2015 y Trabajo Social

Desde hace 11 años, cada 19 de agosto se conmemora el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, instituido por la Asamblea General de Naciones Unidas coincidiendo con el aniversario del ataque al cuartel general de la ONU en Bagdad (Iraq) ocurrido en el año 2003.

El Día Mundial de la Asistencia Humanitaria que este año se celebra con el lema “Inspirando la humanidad mundial” rinde homenaje a todas aquellas personas que perdieron la vida en la prestación de servicios humanitarios y a todas aquellas que continúan prestando asistencia y socorro a millones de personas. También busca llamar la atención hacia las necesidades humanitarias en todo el mundo y la importancia de la Cooperación Internacional para satisfacerlas.

Todos los años los desastres causan un sufrimiento enorme para millones de personas, en especial los más pobres del mundo, los más marginados y los más vulnerables.

Las personas trabajadoras en asistencia humanitaria se esfuerzan por brindar ayuda que salva vidas y rehabilitación a largo plazo a las comunidades golpeadas por desastres sin importar en qué lugar del mundo estén y sin discriminar debido a la nacionalidad, grupo social, religión, sexo, raza o cualquier otro factor.

La Asistencia Humanitaria se basa en un conjunto de principios fundamentales que incluyen la humanidad, la imparcialidad, la neutralidad y la independencia. Se debe respetar a las personas trabajadoras de asistencia humanitaria y se les debe permitir llegar a aquellas personas necesitadas para brindarles ayuda vital.

El personal de ayuda humanitaria puede ser internacional, pero la mayor parte son nacionales en sus propios países. Representan todas las culturas, ideologías y orígenes, pero todos están unidos por su compromiso con los principios humanitarios.

Todos podemos ser trabajadores humanitarios y es frecuente que las personas golpeadas por desastres sean las primeras en brindar ayuda a sus propias comunidades después de ocurrido el desastre.

Responder a las emergencias es sólo un aspecto del trabajo humanitario. Los trabajadores humanitarios también brindan apoyo a las comunidades para reconstruir sus vidas después del desastre, para mejorar su capacidad de recuperación ante futuras crisis, para abogar por que sus voces sean escuchadas y para construir una paz sostenible y duradera en zonas de conflicto.

En este Día Mundial de la Asistencia Humanitaria destaco el papel de los/as Trabajadores/as Sociales/as en este contexto de respuesta de la Asistencia Humanitaria y para ello, selecciono dos de las funciones propias que señala la Federación Internacional de Trabajadores Sociales:

  • Establecer o facilitar la comunicación entre las personas en crisis, y con las personas que puedan ayudar en el proceso.
  • Ayudar al individuo o familia a que perciban adecuadamente la situación

Para la primera de estas funciones, quiero dar a conocer el proyecto de Restablecimiento del Contacto entre familiares de Cruz Roja / Media Luna Roja, en el que muchos/as son los/as Trabajadores Sociales involucrados en todo el mundo, en esta tarea después de que se haya producido una situación de emergencia. Este trabajo se lleva a cabo bajo el liderazgo del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR).

restablecimiento

Desde la fundación del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y Media Luna Roja, la actividad de ayudar a las personas que han quedado separadas de sus seres queridos o que están sin noticias de ellos se ha ido ampliando hasta llegar a ser una de sus principales actividades.

Se trata de una red mundial que aplica los mismos principios y utiliza los mismos métodos de trabajo en todos los países y coopera superando las fronteras y líneas de combate. Al mismo tiempo, opera como una red local que incluye las necesidades propias de cada comunidad y su respuesta se realiza a través de su personal y sus equipos de voluntarios. De este modo, la forma en que ayuda a familias separadas en todo el mundo y sigue  sus casos de una forma no tiene equivalente en ninguna otra organización humanitaria.

A message board for missing people in Bang Nian, Thailand. 01-2005.
Tablón de anuncios sobre personas desaparecidas en Bang Nian (Thailand)

La Red de Vínculos Familiares ayuda a las personas a buscar a familiares cuando hayan perdido el contacto o que se hayan separado de los suyos, a raíz de conflictos armados u otras situaciones de violencia, catástrofes naturales o provocadas por el hombre, o la migración, así como en otras situaciones en que se necesite ayuda por razones humanitarias. En la fase inicial de una emergencia, se presta atención, en especial, a la búsqueda de familiares de los menores de edad no acompañados o separados y de otras personas vulnerables.

Como ejemplo de la segunda de las funciones, me gustaría destacar el papel de los/as trabajadores/as sociales/as en Sierra Leona, tras el repunte del brote de la epidemia de ébola ocurrido hace justo un año. En los equipos desplegados por parte de las organizaciones humanitarias también había Trabajadores/as Sociales, en concreto, en el Centro de Tratamiento de Ébola de Kenema (Sierra Leona), gestionado por Cruz Roja Española,

Centro Tratamiento Kenema

 se encargaban entre otras funciones de:

  • Recopilar todos los datos de la operación
  • Elaboración del censo de los pacientes que entran al centro
  • Recopilar los datos del fallecimiento de un paciente
  • Contacto con sus familiares
  • Gestión y organización de los entierros de fallecidos en el centro
  • Contacto con los familiares de las personas dadas de alta
  • Gestión de la entrega a pacientes curados materiales de primera necesidad
  • Sensibilización y concienciación previas a la llegada de un paciente dado de alta en su comunidad de origen
  • Acompañamiento a sus comunidades de origen de las personas curadas

Los/as Trabajadores/as Sociales han sido una pieza fundamental porque, han efectuado también un trabajo de sensibilización y de concienciación tanto a nivel de información y prevención como de lucha contra la estigmatización social de los afectados,  que son la base para frenar la cadena de contagios y amortiguar las consecuencias sanitarias y sociales de este brote.

Sensibilización

Con estos dos sencillos ejemplos, quiero dar a conocer algunos de los cometidos que desarrollan los/as Trabajadores/as Sociales, que a menudo pasan desapercibidos en los despliegues de los equipos en operaciones de Ayuda Humanitaria.

Por si le quieres echar un vistazo, este es el vídeo con motivo del Día Mundial de la Asistencia Humanitaria.

Únete al reto y súmate a #ShareHumanity

Gracias por tu atención y se agradecen los comentarios. Puedes seguir el blog, pulsando el botón “seguir” de la parte inferior izquierda.

Referencias:

Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

http://www.un.org/es/events/humanitarianday/

http://www.worldhumanitarianday.org/

Federación Internacional de Trabajadores sociales

http://ifsw.org/

Restablecimiento del contacto entre familiares

http://familylinks.icrc.org/es/Paginas/ComoTrabajamos/Busqueda-de-un-familiar.aspx#sthash.vv4kuk6N.dpuf

http://familylinks.icrc.org/es/Paginas/SobreNosotros/Quienes-somos.aspx#sthash.7GRJNX2l.dpuf

Imagen Tracing

https://www.ifrc.org/PageFiles/40849/p12618_large.jpg

 Imágenes Cruz Roja Española

https://www.flickr.com/photos/creebola/14647667267/

Los Trabajadores Sociales en situaciones de crisis, emergencias y catástrofes

http://www.psicosocialyemergencias.com/los-trabajadores-sociales-en-situaciones-de-crisis-emergencias-y-catastrofes/

 

http://resistir.info/cadima/imagens/central_asia_map.jpg

Nueva responsabilidad: Balcanes, Cáucaso y Asia Central

Tal y como había anticipado en mi entrada “37 años en Cruz Roja…” del pasado 3 de julio, tras casi dos años en Angola, y justo a mi regreso, en 1997 me reincorporo al Departamento de Cooperación Internacional, que en aquel momento coordinaba Javier Rubio Herráez y posteriormente estuvo dirigido por Mercedes Babé Romero y pasé a ocuparme como responsable de los Proyectos del área de los Balcanes, Cáucaso y Asia Central.

http://resistir.info/cadima/imagens/central_asia_map.jpg
Mapa de los países en la zona del Cáucaso y en Asia Central

Se trata de una vasta zona geográfica en la que apenas había cooperación estable y permanente por parte de Cruz Roja Española.

En aquel momento, se decidió cambiar el modelo que se llevaba a cabo en otras zonas geográficas, con la sectorialización de la Cooperación Internacional en: Desarrollo, Acción Humanitaria y Desarrollo Institucional, por lo que la Unidad asumía este reto.

A lo largo de la historia, los Balcanes han sido un escenario “caliente” y bélico. A principios del siglo XIX, se vivió de forma prácticamente consecutiva entre 1.912 y 1.913 la primera y segunda “Guerra de los Balcanes

que enfrentó en primer lugar al Imperio otomano con la llamada Liga de los Balcanes formada por Bulgaria, Montenegro, Grecia y Serbia y en segundo lugar a Bulgaria contra Serbia y Grecia.

La Primera Guerra Mundial , también conocida como Gran Guerra, dio comienzo el 28 de julio de 1914 en los Balcanes. El detonante del conflicto se produjo el 28 de junio de 1914 en Sarajevo con el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria. Su verdugo fue Gavrilo Princip, un joven nacionalista serbio. Este suceso desató una crisis diplomática cuando Austria-Hungría dio un ultimátum al Reino de Serbia y se invocaron las distintas alianzas internacionales forjadas a lo largo de las décadas anteriores. En pocas semanas, todas las grandes potencias europeas estaban en guerra y el conflicto se extendió por todo el mundo.

Mas recientemente, entre 1.991 y 2.001 en este mismo escenario han tenido lugar las “Guerras Yugoslavas” que en la práctica han supuesto la desintegración de la antigua República Federal Yugoslava.

http://www.iesporza.educa.aragon.es/hmc/igm/mapa_guerras_yugoslavas.jpg
Detalle de las distribuciones étnicas en los distintos países balcánicos

Lo más significativo de aquel período, fue la creación de un equipo de trabajo, a raíz del último episodio violento en esa zona, como fue la Guerra en Kosovo y toda la repercusión que tuvo en los países vecinos: Albania, ARY de Macedonia, Bulgaria, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Croacia.

Otro de los hitos importantes fue la ejecución de proyectos en el Cáucaso, particularmente en Georgia y en Asia Central, principalmente en Tayikistán.

A partir de esta entrada, estreno una nueva categoría en el blog “Balcanes, Cáucaso y Asia Central” en la que en primera persona, o a través de los testimonios e impresiones de las personas que han trabajado conmigo tanto en la Oficina Central como en “el terreno” iremos desgranando poco a poco los hitos más significativos y proyectos desarrollados de esa experiencia nuestra en estos países.

Como siempre, espero que lo disfrutes, y se agradecen todo tipo de comentarios.

Campo de Yarmouk (Siria)

Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, 19 de agosto ¿Qué es lo que más necesita el mundo?

Desde hace 10 años, cada 19 de agosto se conmemora el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, instituido por la Asamblea General de Naciones Unidas coincidiendo con el aniversario del ataque al cuartel general de la ONU en Bagdad ocurrido en el año 2003.

Este año, el lema elegido por Naciones Unidas es “El mundo necesita más…”
Para mayor información y detalles puedes pulsar este enlace.

Y si quieres participar activamente en la campaña y saber cómo funciona, puedes pulsa aquí.

Campo de Yarmouk (Siria)
Multitudes a la espera de recibir ayuda humanitaria distribuida por la Media Luna Roja en el Campo de Yarmouk (Siria)

Esta efeméride me lleva a pensar y reflexionar sobre mi experiencia como técnico y como Trabajador Social, en lo que se refiere a la Asistencia y Acción Humanitaria llevada a cabo tanto en el terreno como en la sede de la oficina de Cruz Roja Española, que es la organización para la que trabajo.

He tenido la oportunidad de vivir muy de cerca situaciones en las que resultaba necesario dar una respuesta de Acción Humanitaria, en Siria para lo refugiados palestinos; en los Balcanes con la desmembración de la antigua Yugoslavia para cientos de desplazados y refugiados en los países vecinos; en el antiguo Zaire, como país receptor de cientos de miles de refugiados procedentes de Ruanda tras el conflicto hutu – tutsi; en Angola, como consecuencia de la guerra civil librada tras su independencia de Portugal y hasta la década de los 90.

Agua, Aprovisionamiento-agua, water, water-suply, Kibumba, Ruanda, Rwanda
Lugar de aprovisionamiento de agua potable en el campo de Kibumba. Goma (Rep. Dem. Congo)

Al trabajar para una organización internacional, el trabajo con tu “contraparte”, es fundamental y en el ámbito de Cruz Roja, relativamente fácil a través de su extensa red en todo el mundo con las Sociedades Nacionales de Cruz Roja o Media Luna Roja.

En mi experiencia de casi dos años en Angola, basado en la ciudad de Benguela era el único expatriado para poder hacer llegar la ayuda humanitaria a tantos miles de desplazados internos. Esto no hubiera sido posible sin la presencia del personal angoleño, tanto voluntario como remunerado. Al personal del país, en Angola como en otros países en los que he tenido la oportunidad de trabajar se les tiende a llamar “personal local” con una cierta subestimación respecto al “personal expatriado” o “personal internacional”.

Angola y Benguela
Mapa de Angola. Benguela situada en la costa, a unos 500 kilómetros al sur de Luanda.

Sin en el trabajo del personal nacional angoleño no hubiera podido efectuar mi cometido y llegar a los lugares remotos del sur de Angola a los que hemos llegado o en ocasiones haberme hecho entender por no hablar lenguas como el umbundu o el kimbundu. Son ellos quienes conocen su propio país, a sus vecinos, sus costumbres, etc. y quienes nos ayudan a romper la distancia que puede haber entre un extranjero desconocido y quien es uno más entre iguales, otro angoleño con el resto de la comunidad

En estos contextos, todo el personal, sea nacional sea internacional, no está exento de riesgos, y en ocasiones este riesgo o las consecuencias de la inseguridad que en un momento determinado se pueda vivir, tiene muy distinta trascendencia si al que le ocurre el percance es personal nacional o si es personal expatriado.

Yo quiero rendir mi pequeño homenaje en esta entrada a Herculano Chipindi, conductor de la Cruz Roja de Angola en Benguela, fallecido en una emboscada en el trayecto entre Namibe y Benguela (por Bentiaba y Lucira) y a Francisco dos Santos Paiva Paiva, conductor también, herido de bala en esa misma emboscada.

Yo mismo podría estar conduciendo en ese momento el vehículo y ser la víctima, pero las circunstancias, el destino o la suerte no han querido que eso haya sido así.

En este Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, mi recuerdo  y mi reivindicación es para esos cientos de miles de personas anónimas que actúan y colaboran con personal que trabaja para organizaciones internacionales y que a diario se juegan la vida en tantos lugares como Gaza, en Siria, en la República Democrática del Congo por solo citar unos ejemplos.

¿Qué se entiende por Acción Humanitaria?

Según el Diccionario de Acción Humanitaria y Cooperación al Desarrollo se define como un conjunto diverso de acciones de ayuda a las víctimas de desastres (desencadenados por catástrofes naturales o por conflictos armados), orientadas a aliviar su sufrimiento, garantizar su subsistencia, proteger sus derechos fundamentales y defender su dignidad, así como, a veces, a frenar el proceso de desestructuración socioeconómica de la comunidad y prepararlos ante desastres naturales. Puede ser proporcionado por actores nacionales o internacionales. En este segundo caso tiene un carácter subsidiario respecto a la responsabilidad del Estado soberano de asistencia a su propia población, y en principio se realiza con su visto bueno y a petición suya, si bien en los 90 se abrió la puerta a obviar excepcionalmente estos requisitos.

La acción humanitaria encierra un contenido más amplio que el de la ayuda humanitaria. Incluye no sólo la provisión de bienes y servicios básicos para la subsistencia, sino también, sobre todo en contextos de conflicto, la protección de las víctimas y de sus derechos fundamentales mediante labores como la Defensa de los Derechos Humanos (advocacy), el testimonio, la denuncia, la presión política (lobby) y el acompañamiento.

Los antecedentes de la idea contemporánea de la acción humanitaria se producen como consecuencia y reacción tras la Batalla de Solferino (batalla franco – prusiana) en 1859 y tras la iniciativa del suizo Henry Dunant para la creación de una sociedad voluntaria de socorro y que los Estados ratificaran “un principio internacional convencional” garantizando la protección jurídica a los hospitales militares y al personal sanitario.

Posteriormente y a raíz de la iniciativa de Henry Dunant y en 1864 se creó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y comenzó a conformarse el Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Es precisamente el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en su conjunto el que promueve junto a otras organizaciones, el “Código de Conducta relativo al socorro en casos de desastre

Este Código define desastre como “acontecimientos extremos y aciagos que se cobran vidas humanas y provocan tanto gran sufrimiento y angustia como vasto perjuicio material”.

El Código contiene 10 puntos y 3 anexos.

Los puntos son:

1. Lo primero es el deber humanitario.
2. La ayuda prestada no está condicionada por la raza, el credo o la nacionalidad de los beneficiarios ni ninguna otra distinción de índole adversa. El orden de prioridad de la asistencia se establece únicamente en función de las necesidades.
3. La ayuda no se utilizará para favorecer una determinada opinión política o religiosa.
4. Nos empeñaremos en no actuar como instrumentos de política exterior gubernamental.
5. Respetaremos la cultura y las costumbres locales.
6. Trataremos de fomentar la capacidad para hacer frente a catástrofes utilizando las aptitudes y los medios disponibles a nivel local.
7. Se buscará la forma de hacer participar a los beneficiarios de programas en la administración de la ayuda de socorro.
8. La ayuda de socorro tendrá por finalidad satisfacer las necesidades básicas y, además, tratar de reducir en el futuro la vulnerabilidad ante los desastres.
9. Somos responsables ante aquellos a quienes tratamos de ayudar y ante las personas o las instituciones de las que aceptamos recursos.
10. En nuestras actividades de información, publicidad y propaganda, reconoceremos a las víctimas de desastres como seres humanos dignos y no como objetos que inspiran compasión.

Hay que reconocer la dificultad de cumplir absolutamente estos 10 puntos, pero a mi me gustaría hacer especial hincapié en el sexto y en el séptimo.

En el desarrollo del sexto punto se especifica: “Incluso en una situación de desastre, todas las personas y las comunidades poseen aptitudes a pesar de su vulnerabilidad. Siempre que sea posible, trataremos de fortalecer esos medios y aptitudes empleando a personal local, comprando materiales sobre el terreno y negociando con empresas nacionales.”

“Los ataques contra los trabajadores humanitarios aumentan. Basta ya. Los héroes humanitarios deben protegerse” #HumanitarianHeroes #WHD2014

“Attacks against humanitarians are on the rise. Enough is enough. #HumanitarianHeroes must be protected #WHD2014

Muchas gracias por tu atención y agradezco tu valoración y / o comentarios. Puedes suscribirte a este blog pulsando en el botón de la derecha “Seguir“.

Ruanda, Rwanda, Menores-no-acompañados, Kashusa

Tras el genocidio de Ruanda de 1994

En estos días tiene lugar el vigésimo aniversario del atroz genocidio de Ruanda, en el que se pretendió el exterminio de la población “tutsi” por parte del gobierno “hutu” en aquellos días de la primavera de 1994.

Esa violencia hacia la minoría tutsi, provocó cientos de miles de asesinatos (se estima más de 800.000) , y desplazamientos internos de la población así como un éxodo de más de dos millones de refugiados hacia los países vecinos, como el antiguo Zaire (hoy República Democrática del Congo), Burundi, Tanzania y Uganda entre otros países. Los refugiados prácticamente huían “con lo puesto”.

rdcongo
La pequeña población de Goma acoge en aquellos días y durante meses a más de medio millón de refugiados ruandeses

Tras el fracaso de la Comunidad Internacional y las fuerzas de interposición para evitar ese genocidio, la respuesta de las organizaciones humanitarias no se hizo esperar,  y se desplegó un importantísimo mecanismo de respuesta para poder atender de manera ágil y urgente a cientos de miles de personas en situación de altísima vulnerabilidad.

He tenido la oportunidad de vivir de primera mano la situación en la que se encontraban los refugiados que habían caminado durante jornadas interminables, para abandonar el horror que se estaba viviendo en su país.

He tenido la oportunidad de participar en mi primera misión de evaluación de necesidades de la población ruandesa, aprovechando uno de los envíos de Ayuda Humanitaria con los que contribuía Cruz Roja Española, a este drama.

404 bis
Imagen del asentamiento de Kibumba al norte de Goma. En este asentamiento vivían más de 300.000 refugiados ruandeses.

He podido ver, las deficientes condiciones en las que se encontraban los refugiados ruandeses en los asentamientos establecidos en el este de la República Democrática del Congo, en Kahindo, Kibumba, Mugunga, Bukavu, Kasusha, etc.

En algunos de estos asentamientos había censadas hasta 300.000 personas con todas sus necesidades básicas por cubrir. La orografía, esas laderas volcánicas, el clima, las condiciones, el hacinamiento no permitía hacer mucho más de lo que se estaba haciendo.

Del asentamiento de Kibumba, me llamó poderosamente la atención la capacidad de organización de la propia población ruandesa, habiendo establecido en una parte del campo una escuela provisional, un pequeño dispensario, un mercado en avanzado estado de construcción y dónde se habían instalado de una manera gremial pequeños y humildes puestos dónde trabajaban peluqueros, costureros, y otros artesanos.

Poco a poco el trabajo de las organizaciones internacionales iba dando sus frutos y se habían establecido letrinas, lugares para el aprovisionamiento de agua, etc.

405 bis
Lugar de aprovisionamiento de agua potable en el campo de Kibumba.

Fue precisamente a raíz de este éxodo masivo de refugiados y de las condiciones tan críticas en las que se encontraban, lo que propició la iniciativa del Proyecto Esfera (del que hablaré en otro momento), que establece normas mínimas de atención a desplazados y refugiados en el contexto humanitario.

Particularmente me llamó la atención la visita al campo de Kashusa, este “pequeño” campo, acogía a casi 35.000 refugiados y dentro de el, se encontraba un área llamada “campo – orfanato” en el que se encontraban unos 250 niños y niñas, “menores no acompañados” de entre 6 meses y 15 años de edad.

406 bis
Detalle del campamento – orfanato de Kashusa, en dónde estaban alojados más de 250 menores no acompañados.

A través del Programa de Restablecimiento de Lazos Familiares del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y con el empeño de varias Trabajadores Sociales se estaba buscando a los padres de estos menores en otros campos y asentamientos próximos.

En aquel momento no existía ni Internet ni la telefonía móvil, por lo que se utilizaban cámaras fotográficas tipo “Polaroid”, se les hacía una foto a cada uno de los menores y se elaboraba un álbum de fotos, que circulaba entre los distintos asentamientos para que los padres que había perdido el contacto con sus hijos durante la huida pudieran identificar a sus hijos.

No quería dejar pasar estas fechas de aniversario del inicio del genocidio, para compartir breve  y de una manera sencilla, aquella primera misión que supuso el establecimiento del Plan Especial para los Grandes Lagos de Cruz Roja Española y el comienzo de una fructífera cooperación.

 Para quien no haya visto o no se imagine el horror que hayan podido vivir una gran parte de la población ruandesa, recomiendo que la película, “Hotel Rwanda” que refleja en parte esos días de terror para cientos de miles de ruandeses.