Castle Palace Frederiks Borg Hillerod (Denmark)

Copenhague, mucho más que la sirenita

Este post, forma parte de un conjunto de entradas relativas al viaje por el Báltico en septiembre de 2016 en dónde de una forma muy sencilla y utilizando transporte público hemos tenido la oportunidad de viajar por Dinamarca, Alemania, Polonia, Letonia y Estonia.

Para leer sobre la etapa de Lubeck, pulsa aquí.

Para leer sobre la etapa de Hamburgo y Rostock, pulsa aquí.

Para leer sobre la etapa de Szczecin (Polonia), pulsa aquí.

Para leer sobre la etapa de Gdansk y Castillo de Malbork pulsa aquí

Para leer sobre la etapa de Riga y Tallín pulsa aquí

Para leer sobre la etapa de Gdansk (Polonia), pulsa aquí. (En preparación)

Este verano 2016 hemos decidido ir a conocer el mar Báltico, a través de algunas de sus ciudades. En concreto hemos querido conocer algunas de las ciudades de la Hansa, que fue una organización comercial a la que se fueron adhiriendo más de 125 ciudades, del entorno del norte de Europa, el Báltico, el mar del Norte, llegando a incluir hasta las ciudades de Brujas (Bélgica) y Londres (Reino Unido).

Las ciudades, que eran ciudades libres no sometidas al Sacro Imperio Romano Germánico, estaban alejadas del poder y la protección de los príncipes alemanes y decidieron aliarse para promover el comercio, otorgarse privilegios mutuos y también defenderse frente a los robos de los piratas y los abusos de otros señores.

El inicio de la Hansa surge al tratar de comerciar con Novgorod, en Rusia y su área de influencia, al ser el punto de destino de una de las rutas de la seda.

Dado lo peligroso y solitario de la zona, unido a la dureza del clima, en que sólo eran zonas transitables durante el verano, los comerciantes empezaron por reunirse en la isla de Gotland y desde allí zarpaban juntos, llegaban, comerciaban y regresaban con pieles, madera, ámbar, sal y otros muchos productos, que eran intercambiados por plata y también por otras manufacturas que ellos llevaban hasta allí.

El nombre alemán de Hansa aparece por primera vez como un mote de guerra en 1358. Hoy se mantiene el nombre para la línea aérea: la hansa aérea (Lufthansa).

Éste continuo intercambio se iría regulando a través de cartas de privilegios que les otorgaban el monopolio de dicho comercio. Para regular las condiciones, discutir estrategias, admitir nuevos miembros, arreglar problemas y castigar a los infractores, los comerciantes se reunían anualmente en Lübeck (Alemania), en una “Dieta” (especie de  Parlamento) y allí llegaban a acuerdos. Así durante un periodo de más de 300 años.

Al tener mucha relación unos con otros y viajar frecuentemente, también la arquitectura de sus ciudades se acabó pareciendo y se llenó de edificios góticos construidos con ladrillo, de torres de iglesia con enormes agujas metálicas y de casas típicamente holandesas, con fachadas estrechas y altas coronadas por los típicos gabletes, una especie de frontón con estatuas en lo alto.

Iniciamos el viaje en el principio del Báltico, en Copenhague, capital de actual Dinamarca.

Plaza del Ayuntamiento de Copenhague (Dinamarca)
Plaza del Ayuntamiento de Copenhague (Dinamarca)

Es una preciosa ciudad construida sobre una isla y rodeada de canales y agua, lo que le da un sabor marinero inigualable. El hecho se ser la capital del reino de Dinamarca le añade palacios renacentistas como el precioso palacio y parque de Rosenborg, o Amalienborg, residencia oficial de la reina en verano, con su cambio de guardia y edificios barrocos como las iglesias o la espectacular cúpula de la catedral, a imagen de San Pedro del Vaticano.

Las calles peatonales de centro conservan sus fachadas y sus torres.

Entre los edificios más impresionantes, destaca la Bolsa, con su torre en forma de serpientes enroscadas, el Parlamento (antiguo Palacio Real), el magnífico ayuntamiento,

Ayuntamiento de Copenhague (Dinamarca)
Ayuntamiento de Copenhague (Dinamarca)

tan escandinavo con su torre y todo de ladrillo, con estatuas y el típico tejado, sin olvidarnos ni pasar desapercibidos los teatros, museos etc.

Son muy espectaculares los canales y muelle, en concreto Nyhaven, con sus barcos atracados y las antiguas casas, hoy convertidas en restaurantes.

La famosa sirenita está en un rincón del puerto, y sorprende que sea de tamaño natural.

Sirenita en Copenhague
Sirenita en Copenhague

A unos cuantos kilómetros de allí fuimos en un comodísimo y recomendable viaje en tren y visitamos el gran castillo – palacio de  Frederiksborg, una fantasía renacentista en medio de un lago con frondosos y cuidados jardines de estilo francés, decorados con suntuosos salones, techos venecianos, esculturas, muebles, realmente una maravilla.

Castle Palace Frederiks Borg Hillerod (Denmark)
Castillo – Palacio de Frederiksborg en Hillerod (Dinamarca)

Desde Copenhague viajamos en tren a Alemania. Dado que la ciudad está en una gran isla, habíamos imaginado que estaría unida al continente por puentes.

El tren cruzó la isla en diagonal hacia el suroeste y efectivamente cruzamos un enorme puente pensando que ya estaríamos en el continente y seguimos avanzando. Nuestra sorpresa fue total cuando pasado el rato llegamos de nuevo al borde del mar y el tren fue literalmente “tragado” por un ferry.

El tren avanzó lentamente saliendo de la vía y fue entrando rodando en la bodega del barco junto a muchos otros camiones y coches particulares.

Travesía Copenhague - Lubeck

Nos avisaron por megafonía de que teníamos que dejar todo en el vagón y subir a la cubierta del barco. Al llegar ya el ferry había zarpado y estuvimos en cubierta viendo el mar y tomando el sol y cruzando el Báltico llamado por ellos “Ostsee” hasta llegar a la otra orilla de la costa, a Alemania, al puerto de Puttengarde donde de nuevo bajamos a la bodega, nos metimos en nuestro tren y allí el tren fue sacado de la bodega, encarrilado en las vías alemanas y continuamos hasta Lübeck, una experiencia muy curiosa.

Para leer sobre la etapa de Lübeck, pulsa aquí.

Gracias por tu visita y se agradecen tus comentarios. Puedes suscribirte al blog, pulsando el botón “seguir” que aparece en la columna de la derecha, indicando tu dirección de correo electrónico.

Referencias: Fotografía tren

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s