Culturas preincaicas del norte del Perú

Esta entrada, es una de las cuatro escritas con motivo de un viaje a Perú en Septiembre de 2015.

Para leer sobre las ciudades coloniales de Perú, pulsa aquí: Ciudades coloniales de Perú

Para leer sobre la Líneas de Nazca (Perú), pulsa aquí: Las líneas de Nazca (Perú)

Para leer sobre el Machu Picchu, pulsa aquí: Machu Picchu (Perú)

Hoy hemos conocido los grandes restos arqueológicos de las culturas Chimú  y Mochica.  

Los Chimú desarrollaron una potente civilización agraria entre los siglos VIII y XIV DC. La capital de su territorio era la ciudad de Chan-Chan, la mayor estructura de barro cocido que se haya construido en el mundo. A base de ladrillos de arcilla construyeron una serie de ciudadelas 10, caracterizadas por grandes patios rodeados de zonas administrativas, políticas, ceremoniales, lagos artificiales y finalmente las tumbas de los dirigentes. Una vez que uno moría era momificado y enterrado junto a sus bienes (no se heredaban), allegados, animales, etc. y la propia tumba se convertía en mausoleo, quedando sellada y tal vez abandonada para empezar a construir una nueva ciudadela.

Mapa Chimu

Una inmensa muralla protegía todo el conjunto. El trazado laberíntico dificultaría eventuales ataques externos. Enormes depósitos de agua así como grandes almacenes permitirían abastecer a sus habitantes. Las paredes y muros de todo el conjunto estaban recubiertos de bajorrelieves de barro dibujando figuras geométricas, ardillas, peces, pelícanos, zorros, redes y olas del mar, posiblemente coloreados, si bien el tiempo ha borrado dichos colores.

En las afueras de la gran ciudad, los templos eran estructuras parecidas a las mastabas egipcias con rampas para subir a las terrazas superiores y estancias en las que almacenar las ofrendas. También ahí los muros estuvieron recubiertos de bajorrelieves en los llamados “Huacas“, es decir templos / pirámides llamadas por sus dibujos del Arcoíris, de la Esmeralda, etc. un prodigio de la construcción, la planificación y la ingeniería en mitad del desierto y junto al mar.

En el siglo VII la irrupción del fenómeno meteorológico de “El niño“, con intensas y devastadoras lluvias, imposibles de aplacar por los sacerdotes, les habría hecho perder la confianza del pueblo en sus poderes hacia el mundo de los dioses y el régimen religioso habría dado paso a un mayor peso del poder civil.

Por la tarde hemos visitado los recintos sagrados de otra civilización, la Mochica, anterior en el tiempo a la Chimú, que se desarrolló antes del siglo II de nuestra era. Los restos más impresionantes son los de las Huacas de la Luna y la Huaca del Sol. Se trata de inmensos templos escalonados (hasta 5 niveles superpuestos) que se habrían construido también con ladrillos de barro y adobe.

A diferencia de los Chimús, los mochicas fueron construyendo en altura sobre los templos anteriores, con la particularidad de que el templo precedente era, por algún motivo desconocido “enterrado” entre ladrillos de adobe y se construía sobre esa base de nuevo…. tal vez en algún tipo de rito que marcase diferentes épocas.

Cultura Mochica

Gracias a haber sido recubiertos y las estancias rellenadas de ladrillos de barro, los dibujos de los frisos se han conservado en perfecto estado y muestran sus colores y formas como si por ellos no hubiesen pasado los siglos. En la parte superior había una terraza, a los pies de la gran montaña, ésta sí, natural, en forma de pirámide y en dicha terraza se sacrificaba a los esclavos (no eran extranjeros, sino Mochicas) a los que previamente se encerraba durante semanas en celdas y se les suministraban sustancias estupefacientes hasta hacerles perder la consciencia y entonces eran sacrificados allí.

El lado norte de la Huaca es la joya de la corona, un inmenso muro de más de 20 metros recubierto con los 5 pisos de frisos que representan los esclavos, los danzantes, arañas, y una gran serpiente en el piso superior. Realmente el poderío constructivo y decorativo desplegado allí es impresionante y de nuevo, el hecho de haber sido cubiertos de ladrillos han preservado durante siglos éste increíble vestigio. Los siglos habían transformado estos templos en apenas colinas y las fotos del año 1998 muestran una montaña cuyo interior era inimaginable para los arqueólogos hasta que un arqueólogo alemán, por comparación con las pirámides aztecas “imaginó” que aquellas extrañas montañas podrían no ser naturales….y empezó la aventura de su excavación. Los interrogantes de por qué se construyó y luego se tapó todo seguirán ahí esperando encontrar alguna explicación. En la Huasca del Sol apenas se ha comenzado la excavación y aún parece casi una montaña más. Realmente es un vestigio arqueológico descomunal.

Más al norte en la provincia vecina se encuentra la Huaca del Brujo, otro yacimiento arqueológico excepcional con tres huacas al borde del mar que reproducen el mismo esquema de lugares sagrados con templos en pisos superpuestos. Aquí, en el piso superior se encontró la tumba de una mujer dirigente, la Señora de Cao, de unos 45 años de edad que habría muerto tras un parto, y en su tumba aparecieron ajuares y joyas de oro y plata con un nivel de orfebrería avanzadísimo y de una calidad excepcional que han sido datados en el año 300 de nuestra era, muy anteriores a su colega Moche el Señor de Sipán pero casi 5 siglos antes, en un momento en que aún el poder político y el religioso estaban unificados en la persona de la todopoderosa Dama de Cao. Junto a ella una sirvienta y un centinela aparecen en sendas tumbas, en posición fetal.

La suerte de que la citada Huaca estuviese cubierta de ladrillos y arena evitaron que fuese profanada y así ha llegado hasta nosotros éste vestigio del pasado que aún conserva la piel tatuada con dibujos de serpientes. Realmente ha sido un broche de oro a nuestro acercamiento a las culturas preincaicas peruanas, desde que conocimos a las Nazca, las Paracas, la Moche o Mochica y la Chimú, todas ellas apasionantes y envueltas en el misterio de los siglos, el olvido durante siglos y en las arenas del desierto.

(Para ver todas las imágenes, pulsa la flecha que aparece debajo de la foto)

Esperamos que te resulte de utilidad nuestro testimonio y encantados Santiago López Rodríguez y yo de recibir tus comentarios, sugerencias y opiniones.

Referencias:

Anuncios

Un comentario en “Culturas preincaicas del norte del Perú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s